Ni unos son más, ni los otros menos

Artículos de pelota, Historias de la pelota

Ni unos son más, ni los otros menos

No Comments 19 diciembre 2013

NI UNOS SON MÁS, NI LOS OTROS MENOS Desde hace unos años, cuando la gente habla o escribe de Pelota solamente lo hace de la modalidad de Mano. Las demás especialidades parece ser que para esas personas no existen. Y eso no es cierto. Está frase parece una tontería, igual puede serlo, pero desde mis modestos conocimientos pelotísticos tengo que decir varias cosas. Sé que no van a servir de nada, pero mi conciencia seguro que va a quedarse mucho más conforme.

Yo, hasta hace años, pensaba que en frontones de pared izquierda existían cuatro modalidades de Pelota Vasca (Mano, Pala, Cesta Punta y Remonte), pero desde que escribí la historia de la Raqueta Femenina le añado también esta bella especialidad. Y a partir de contar como Pelota Vasca todas ellas mi cabreo se acentúa día a día. Ya sé que es luchar contra lo imposible, que es defender una causa perdida, que es una utopía que estas modalidades de herramienta tengan un trato equitativo…, pero, también, sé que lo tengo que hacer, que es mi obligación hacerlo, que me enseñaron a amar la Pelota Vasca en su totalidad, no únicamente una modalidad.

Sé que es luchar contra molinos…; pero me lo pide mi yo interior, porque sé que si lo hago mi corazón me lo agradecerá y al terminar el artículo mi alma descansará con una paz enorme.   A estos “manistas absolutistas”, que piensan que no existe más que ese Juego, hay que decirles lo siguiente: que la Mano es una modalidad difícil, pero no la que más dificultad tiene; que la Mano es espectacular, pero no la más espectacular; que los manistas actuales son buenos pelotaris, pero que hay otros que juegan otras especialidades que son tan buenos o mejores que ellos…, y así podría continuar escribiendo bastante más tiempo.

Que históricamente las modalidades de herramienta han estado siempre por encima de la Mano, que la modalidad reina de la Pelota Vasca siempre ha sido la Pala, así lo reconocieron grandes historiadores de la Pelota (Juan de Irigoien y José Ramón Basterra “Aitona”, entre otros) y que la especialidad más rápida y más espectacular es la Cesta Punta…

Que a finales del siglo XIX había cinco frontones largos en Madrid, que en Barcelona eran cuatro los frontones largos existentes en esa época, que en Bilbao había tres, que en San Sebastián otros tres y que se hicieron canchas enormes en Valencia, Valladolid, Gijón, Reus, Tarragona, Zaragoza…, y todos construidos para jugar a la modalidad de Shistera.   Que en el siglo XX ocurrió lo mismo, las que mandaban eran las modalidades de herramienta.

Que se construyeron hermosos frontones en Cuba, Argentina, EE.UU., Italia, Bélgica, El Cairo, Shanghái, Manila…, y en un millón de lugares más, y que jamás fue para jugar partidos de Mano. Que se construyeron frontones cortos, cantidad de ellos, en Madrid, Barcelona, La Habana, México, Salamanca, Valencia, Sevilla, Córdoba, Castellón, Vigo…, y los hicieron para jugar una modalidad llamada Raqueta Femenina y no a Mano.

Y para terminar vamos con los pelotaris, primero con los antiguos. A ver: Atano III, Gallastegi, Ogeta…, ¿han sido mejores que Txikito de Gallarta, Arakistain, Izagirre I…? ¿Han sido mejores que Abrego I, Salsamendi I, Salsamendi III…? ¿Han sido mejores que Erdoza menor, Guillermo, Orbea I…? ¿Han sido mejores que Txikita de Anoeta, Julita, La Eibarresa…? Yo creo, mejor dicho estoy seguro de que no. Es más, y esto no lo digo yo, sino que lo dice la Historia: el mejor pelotari del siglo XIX fue Indalecio Sarasketa (Txikito de Eibar) y el mejor del siglo XX lo fue Jesús Abrego (Abrego I).

¿Dónde estaban los manistas? Y si nos referimos al momento actual, ¿qué pasa? ¿Olaizola II y Martínez de Irujo son mejores que Fusto, Goikoetxea, Urriza…? Si alguien lo piensa, que me diga los motivos, pero que me los explique bien. Que sean explicaciones técnicas para convencerme, que lo va a tener “crudo”. Porque si el motivo es porque llevan mucha más gente al frontón, mi contestación es muy sencilla: ni el libro más vendido es el mejor, ni la película más vista es la mejor…

Y no hablemos del factor económico: ¿han producido más dinero los manistas que los pelotaris de herramienta? ¿Y las divisas, en dólares, que han traído los puntistas y las raquetistas? ¿Y la cantidad de dinero que generaron los palistas y remontistas en la postguerra?   También me imagino que los lectores podrán decir: “sí, pero todo eso fue en el pasado”.

Claro, tienen razón, pero hagamos una prueba muy sencilla: durante diez años le vamos a dar a las tres modalidades de herramienta (la Raqueta Femenina, desgraciadamente, desapareció en 1980) todo lo que ahora tiene la Mano: prensa, radio, tv, dinero, propaganda…, y a la Mano le vamos a dar lo que ahora tienen esas especialidades. Y dentro de 10 años veremos cómo están las cuatro. ¿Se atreverán a hacerlo? ¡Ni hablar! Mientras tanto, mientras las cuatro modalidades no sean tratadas de manera igualitaria, los “manistas absolutistas” a callarse. Jesús Azurmendi (Diciembre 2013)


© 2013 Pilotarien Batzarra.