Arancibia y el Club Deportivo

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta punta, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Arancibia y el Club Deportivo

No Comments 18 julio 2014

ARANCIBIA Y EL CLUB DEPORTIVO
En 1967 se estaba acabando de construir el nuevo frontón del Club Deportivo. Se quiso hacer uno totalmente nuevo y, por supuesto, largo. El Deportivo lo sacó a subasta –“a sobre cerrado”-, aunque eso de “a sobre cerrado” no fue verdad y lo sé de muy buena tinta.

Continue Reading

La Pala Atómica

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala, Pala (Artículos)

La Pala Atómica

No Comments 03 abril 2014

LA PALA ATÓMICA
La pala atómica la inventó D. Faustino Santiago Urkidi Lamikiz (Bilbao, 18 de febrero de 1896-…?), que la mostró a Arsenio Merodio (Txikito de Gallarta) para su aprobación. Éste dio el visto bueno y la utilizó por vez primera en un partido jugado por palistas profesionales, el 19 de junio de 1947. Fue en el Euskalduna de Bilbao, con Ismael Madariaga de compañero contra Arrigorriaga II y Ermua. Y con ella llegó una pequeña revolución a esta especialidad, ya que la pelota conseguía un 20% de superior intensidad.
Era simplemente una pala de dos piezas. Una herramienta de madera de haya (generalmente poco pesada), pero que en la parte del empale tenía un injerto de otra madera más dura (generalmente de encina), en forma de cuña. Algunos privilegiados ponían esta cuña de madera de guayacán, una madera durísima, de color negro amarillento que daba a estas palas un aspecto muy llamativo. El injerto, puesto en el empale, hacía que la pelota saliera de la pala con más velocidad. Al ser una madera muy dura, y que por lo tanto no se hundía, era mucho más difícil controlar la pelota. Un accidente fortuito ocurrido en el frontón Recoletos de Madrid, el 27 de marzo de 1956, que le costó la vida al palista Luis Zenoz Alsua (Alsua II) -(recibió un fortísimo pelotazo en la parte posterior de la cabeza)-, hizo que, unos meses más tarde, la Federación Española prohibiese su uso tanto en campo aficionado como en el campo profesional.

El 1 de agosto de ese año, “Hierro” de Bilbao escribió: “Con los partidos
de ayer, nuestros pelotaris dieron el adiós a la pala atómica, prohibida por
la Federación Española a partir de hoy, primero de agosto, tanto para los
jugadores profesionales como para los aficionados. De ahora en adelante sólo se permitirá el uso de la pala de haya, de una sola pieza, sin aditamento”.

Los últimos partidos en los cuales los pelotaris utilizaron la pala atómica: Baracaldo II y Amorebieta IV ganaron 45-36 a Begoñés VII y Agirrebengoa; Zabalbide IV e Ituarte IV perdieron 41-45 ante Baracaldo IV e Inza I; Y, Zabalbide I y Cipri vencieron 30-18 a Oleagoitia e Inza II.
¿Fue acertada esta decisión? A nuestro modo de ver, no. Y compartimos totalmente la opinión de D. Enrique Abril (Oiarzun, Gipuzkoa, 3 de septiembre de 1908-San Sebastián, 1 de agosto de 1976) cuando dijo: “Esta prohibición es un curioso fenómeno de retroceso en el camino del progreso, como si algún día la Humanidad se viera obligada a frenar la velocidad de todos los vehículos en uso porque el hombre no pudiera resistirlo”.

P.D. La foto corresponde a Alsúa II

Jesús Azurmendi

CIRCULAR DE MARZO

Anécdotas de la pelota, Eventos, Historias de la pelota, Sin categoría

CIRCULAR DE MARZO

No Comments 03 abril 2014

EXCURSIÓN A XABIER (NABARRA)

Llegó el 3 de diciembre y, como cada año, nos fuimos a Xabier. De la mano de la costumbre, primero nos reunimos, socios y pelotazales llegados de diversos lugares, en el hotel Xabier.–Zer modus? qué tal? Ondo, bien, hongo, ontsa…, saludos afectuosos, preguntas y respuestas entre viejos amigos. Un más que tentempié a eso de las doce y misa a continuación, a eso de la una.

“Habéis vuelto. Vosotros no falláis”! parece decirnos Francisco Xabier cada vez que nos ve entrar por la basílica.

Llevamos años asistiendo cada diciembre. Notamos los efectos que ns causa el paso del tiempo; falta más de un asistente del año anterior. Vemos que , sin embargo, Francisco se conserva como siempre, cosa que no nos resulta nada extraña.

A la salida nos fotografían en la escalinata de la basílica y nos dirigimos a comer al mismo restaurante de siempre; allí somos de casa. La mesa se anima, se cuentan y escuchan anécdotas, también se intercambian información. Según quien esto escribe es un tiempo agradable para todos.

Me atrevo a traer una anécdota contada por uno de nuestra mesa. Nos contó que durante la misa se distrajo y que, entre sueños, se le presntó Xabier, que se vio ante él. ¿”Tú fuiste pelotari”? le pregutnó el santo y que éste le respondió: “Yo saltaba mucho; a mí no me ganaba cualquiera saltando”. Y que entonces le hizo otra pregunta: “”Quién era mejor a pelota, tú o el de Loiola”? Y que Xabier le respondió: “¿Quién, Iñigo”? Que va, qué va! Pero si aquél era cojo”!

Cantos de sobremesa para reposar la comida y los traguitos. No hay bicarbonato tan eficaz. ¿No hubo un tiempo en el que al “Boga-Boga” se le llamaba el bicarbonato de los vascos? Es que esa canción se cantaba en cada sobremesa…

Llega también –y llegó— la hora de decir agur y hasta la próxima… Pues, a seguir bien!

PILOTARIEN BATZARRA DE 2014 EN BARCELONA (CATALUNYA)

En nuestra última comunicación os adelentábamos la buena acogida que había tenido entre los socios la convocatoria del viaje a Barcelona.

Ahora podemos deciros que son 76 personas las que han confirmado su viaje y estancia para lo cual hemos procedido a reservar las habitaciones correspondientes en dos hoteles céntricos.

El viaje lo realizaremos en un único autobús (dos pisos) con capacidad máxima de 80 pasajeros.

Próximamente nos pondremos en contacto con cada una de las personas apuntadas con el fin de trasladar las condiciones económicas de la estancia, y concretar definitivamente la asistencia a fin de evitar las penalizaciones por anulación de reservas hoteleras.

Debemos señalar que desde Pilotarien Batzarra se ha procedido a adelantar una cantidad en concepto de depósito para la reserva. Es por ello que os pedimos un plus de compromiso a la hora de confirmar la asistencia a fin de evitar gastos innecesarios a la asociación

COBRO DE CUOTAS AÑO 2014

En próximas fechas recibiréis el cargo de 20 euros de la cuota de socio anual.

Para finalizar un último recordatorio, si alguno ha cambiado de número de cuenta o de entidad  bancaria, rogamos lo comuniquéis para evitar gastos y molestias innecesarias. El teléfono de nuestro tesorero José Antonio Arroyo es el 686 782 453

Y sin otro particular hasta nuestra próxima comunicación recibid un saludo.

César Gonzalez de Heredia Maruri

Presidente de Pilotarien Batzarra

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta Punta (Artículos), Historias de la pelota

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

1 Comment 31 enero 2014

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

José Agustín Larrañaga

Hace ya algunos años tuve algunas charlas con expelotaris veteranos de cesta punta, entre los que se encontraban cuatro que habían debutado como pelotaris durante la guerra civil española en Salamanca, sin que hubieran cumplido 16 años de edad. Estos pelotaris eran el eibartarra Lucio Barrenetxea y los markiñarras José Mª Laca, Imanol Ibarlucea y José Luis Mandiola. Hoy, que me dispongo a contar las peripecias de aquellos jóvenes inexpertos en la capital salmantina, ya no están entre nosotros, porque se nos han ido todos.

Pero en su recuerdo, relataré lo que amigablemente me contaron de sus pequeñas vivencias en Salamanca. En plena guerra civil española, octubre de 1937, vino a Eibar y Markina, el Intendente del Frontón Tormes de Salamanca, Sr. Macua, para contratar a chavales pelotaris de cesta punta, quienes jugarían en los partidos y quinielas que se disputaban en dicho frontón, cuyo empresario era D. Elpidio Sánchez. Se jugaba diariamente. El frontón estaba situado en la céntrica calle Vázquez Coronado, 2, muy cerca de la Plaza Mayor. Era pequeño, cuya cancha tenía entre 29 y 32 metros de largura, y estaba cubierto.

Los chavales que contrató el Intendente, eran de edades entre los 13 y 16 años: Fermín Muguerza, José Bilbao “Axpe”, José María Laca, Sabín Duralde, Martín Aldecoa, Imanol Ibarlucea, José Luis Mandiola, Gregorio Pradera, Fernando Azpiri, Sabino Barruetabeña, José María Muñoz, Rufino Laca, Perico Recalde, Luisito Celaya, Antonio Barrutia, Ikaran, Julián Arrate, Miguel Larrinaga, Lucio Barrenechea, Jesús Cortazar, Vicente Isasa, Periquín Gómez y algunos más. De los pelotaris que acabamos de señalar, todos eran de Markina, excepto los eibarreses Lucio Barrenetxea y Jesús Cortazar, y el oñatiarra Vicente Isasa.

Entre los jóvenes pelotaris, había algunos veteranos: Santiago Urizar “Santichu”y Julián Arrate. Para cuidar la seguridad y comportamiento del grupo de chavales fue contratado Jenaro Arrate “Txorixe”, también de Markina, que de joven fue pelotari y más tarde intendente de algunos frontones. Una de las primeras acciones de Jenaro Arrate fue que los chavales al mismo tiempo que se dedicaban a la pelota, asistieran a clase en un colegio, para que fueran formándose culturalmente.

En aquella época de la guerra civil asistía mucho público al frontón, mayoritariamente militar. Pero, poco les duró esta primera experiencia a los jóvenes pelotaris, ya que cuando sólo llevaban jugando mes y medio, la empresa tuvo que prescindir de los pelotaris menores de 16 años, al recibir muchas quejas por el hecho de que no eran aptos para actuar en partidos donde había apuestas con corredores. Mes y medio más tarde, también fueron eliminados los pelotaris que se habían quedado, entre ellos el eibarrés Jesús Cortazar. Fueron reemplazados todos ellos por señoritas raquetistas.

Años más tarde, el frontón fue convertido en cine. El período corto de tiempo que los jóvenes pelotaris estuvieron en Salamanca, estuvo salpicado de divertidas anécdotas propias de la juventud inexperta. Relataremos algunas de estas anécdotas, ya que no podemos hacerlo de hazañas pelotísticas: Una de las anécdotas sucedió cuando los jóvenes pelotaris asistieron al funeral de la mujer de uno de los socios de la empresa del frontón. Cuando llegó la hora de dar el pésame al viudo, se les dijo a los jóvenes pelotaris que también lo hicieran ellos. Poco o nada acostumbrados a cumplir con estos requisitos, cada cual puso su mejor intención en cumplir con este deber cívico, y cada uno tuvo que ir improvisando su pésame particular, por lo que allí se escucharon algunas “enhorabuenas”, entre otras cosas. ¡Qué pensaría el pobre viudo!

Entre los jóvenes pelotaris era una constante, desde que llegaron a Salamanca, el quejarse de casi todo, sobre todo de las comidas y también de las bebidas. Todo lo diferente a lo que estaban acostumbrados, era malo para ellos, como por ejemplo, el sabor a laurel en las comidas. Y eso, a pesar del apetito que tenían en plena guerra civil, en la que escaseaban los alimentos. No conformes con el vino que les servían en las comidas, llevaron un botellín del “imbebible” vino al frontón, para protestar ante la empresa. Mientras llegaba el momento oportuno para presentar su protesta, colocaron el botellín –ya abierto- encima de una taquilla (armario) en el cuarto de pelotaris. Pasaron algunos días sin que nadie se acordara del botellín, hasta que el pelotari “Axpe” entró en el cuarto de pelotaris después de haber jugado un partido, y al ver el botellín de la protesta, les dijo a sus compañeros: “A que bebo el vino ese, sin tocar el botellín con las manos”. Ante la cara de incredulidad que ponían los demás pelotaris, hizo que colocaran el botellín en el suelo, y acto seguido comenzó la improvisada operación ante la extrañeza de sus compañeros. “Axpe”, se agachó hasta la altura donde estaba el botellín en el suelo, introdujo la punta del botellín en su boca y lo sujetó con los dientes, acto seguido se fue elevando al mismo tiempo que volteaba el botellín para arriba y… ¡glub¡ ¡glub¡ ¡glub¡, hasta finalizar el menospreciado líquido. Ante esta demostración, los jóvenes pelotaris se quedaron sin argumentación para protestar ante la empresa, de la mala calidad del vino.

Siguiendo con las quejas sobre las comidas, había un plato que les causó gran rechazó: los chipirones en su tinta. Los jovenzuelos torcían el morro como señal de desconfianza ante lo que les ofrecían, una comida muy negra que nunca habían visto. Uno de los que más protestaron fue Laca, quien decía que aquello se parecía más a “galipot”,  que a una comida; y a otros les parecía txakur kotzak (excrementos de perro). Pero dentro del grupo de los pelotaris había uno, Luisito “Prakamán”, que se comía su ración sin hacer aspavientos, y la de su compañero de al lado, haciendo caso omiso de las opiniones de los “miskiñes” (escrupulosos o de poco apetito).

Otra prueba de la inexperiencia de los chavales ocurrió cuando jugándose un partido, la pelota tocó la pared izquierda y se fue abriendo mucho, dando la sensación de que botaría en la contracancha, pero a pesar de esto el pelotari oponente se dispuso a encestarla, lo cual hizo que desde el público le dijeran sus otros compañeros: “!Utxi! ¡Utxi!” (¡Deja! ¡Deja!). Y efectivamente, el inexperto cumplió con la recomendación a su manera, pues encestó y paró la pelota, y luego la depositó suavemente en la contracancha, creyendo que así iban a dar falta a los contrarios porque la pelota iba fuera. Pero…….el que perdió el tanto fue él. En un día de clase en el colegio donde estudiaban los jóvenes pelotaris y otros alumnos de la capital salmantina, después de que el profesor diera una lección de Historia sobre la famosa batalla de “Las Navas de Tolosa”, se dirigió a uno de los jóvenes pelotaris para que le explicara algún detalle sobre el tema tratado. Al responder éste, se refirió a algo relacionado con los “nabos” de Tolosa, con el consiguiente revuelo general. Nos podemos imaginar la que se armó allí, en aquel ambiente culto de Salamanca, donde está la famosa Universidad.

Me contó Lucio Barrenetxea, que en el corto espacio de tiempo que estuvieron en Salamanca, tuvo ocasión de conocer y tratar con el torero Curro Caro, quien estando haciendo la mili en Salamanca, asistía al frontón y entabló amistad con los pelotaris. Un día que el torero estaba presenciando los partidos, otro militar de graduación superior le recriminó por no llevar uniforme militar, y fue castigado a calabozo. Allí fue recibiendo las visitas de sus amigos pelotaris, entre los que se encontraba Lucio. En el calabozo, Curro Caro les decía a los pelotaris que el militar que le había castigado, algún día se iba a acordar de él, como diciendo que se iba a vengar de alguna forma.

Pero las bravatas del torero terminaron en nada, pues nunca pasó nada. Algunos años más tarde, Curro Caro siguiendo con su afición a la pelota, conoció en un frontón de Madrid a la raquetista eibarresa Maritxu Lasuen, con la cual se casó después. En los años cuarenta, era habitual verle a este torero en compañía de su mujer en Eibar. Sabemos que Maritxu vivía no hace mucho tiempo en Madrid. Pero la historia siguió después, porque todos ellos jugaron en distintos frontones del mundo, distinguiéndose Rufino Laca, Imanol Ibarlucea y Lució Barrenetxea, que llegaron a jugar en cuatro continentes, excepto en Australia, donde no había ningún frontón. Llegaron a ser pelotaris destacados: Fermín Muguerza, J. Mª Laca, Martín Aldecoa, J. Luis Mandiola, Gregorio Pradera, Fernando Azpiri… José Agustín Larrañaga

Las huelgas en la Pala

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Las huelgas en la Pala

No Comments 05 octubre 2013

LAS HUELGAS EN LA PALA

En los frontones de Pala ha habido algunas huelgas, pero hoy solamente voy a escribir sobre tres de ellas.

LA HUELGA DE 1921

El 1 de octubre de 1921,  en “La Gaceta del Norte”, bajo el título “Suspensión de Partidos”, apareció la siguiente nota: “Hace algún tiempo, según nuestras noticias, los jugadores de Pelota elevaron a la Empresa del Euskalduna unas peticiones en solicitud de un aumento sobre el sueldo que venían disfrutando. Parece ser que los demás jugadores hicieron idénticas peticiones a sus empresas respectivas. La respuesta dada por éstas debió ser negativa, alegando para ello diversos argumentos que desconocemos. Además, se unieron todas ellas mediante el depósito de una importante suma, para responder del compromiso. Entabladas negociaciones entre empresas y pelotaris, ambas sostuvieron sus diferentes puntos de vista, no consiguiendo llegar a una fórmula que armonizase unos y otros intereses. Concedido por los pelotaris un plazo, que terminó ayer noche, se consideraron rotas las relaciones entre Empresa  y pelotaris. Por esta causa, hoy y días sucesivos, hasta tanto haya de arreglarse el asunto, permanecerá clausurado el frontón Euskalduna”. Los frontones que hicieron causa común con el Euskalduna fueron el Principal Palace de Barcelona y el Central de Madrid. Los palistas fueron a jugar donde pudieron: al Euskel-Jai de Bilbao, La Estrella de Portugalete (Bizkaia) y Euskal-Jai de Pamplona. Fue una huelga muy dura, en la que los palistas tuvieron que pelear por poder jugar en diferentes canchas, algunas de ellas no muy apropiadas para el Juego de Pala; caso del Euskel-Jai. La huelga terminó el 11 de febrero de 1923. Fue determinante que en diciembre de 1922 se había inaugurado el Jai-Alai madrileño.

LA HUELGA DE 1931

A finales del mes de abril de 1931, un número de palistas –algunas figuras entre ellas- fueron contratados por el frontón Betis de Sevilla. Estos palistas, que estaban jugando en los frontones Euskalduna, Moderno de San Sebastián y Jai-Alai de Madrid, fueron a probar fortuna a tierras andaluzas. La Pala, como el Remonte, no triunfó en aquél frontón  –la empresa sevillana no aguantó más que hasta finales de junio- y los palistas quisieron volver a sus frontones de origen. Las empresas de dichos frontones, con la ley por delante, dijeron que admitirán solamente a los que ellas quisieran. Necesitaban a todos, pero por venganza no los querían. Los palistas tenían que hacer algo y el 1 de septiembre, en “Excelsior”, bajo el título “¿Habrá Huelga?”, se podía leer: “La junta directiva de la Asociación de Pelotaris celebró una entrevista con el gerente de la Empresa de los Frontones, para comunicarle el deseo de la Asociación de que antes del jueves de esta semana quede solucionado el asunto de la admisión de la totalidad de los pelotaris que antes figuraban en el cuadro. Los pelotaris asociados, que lo son todos, se han comprometido, en documento firmado, a sostener enérgicamente la demanda, por estimar que es de mayor justicia el no permitir que queden desamparados varios compañeros, cuya readmisión es rechazada por la Empresa”.

El 22 de septiembre, el diario “El Pueblo Vasco”, comentó la noticia: “Como consecuencia de un acuerdo adoptado en Deba el sábado por la noche (día 19), por la asamblea de la Asociación de pelotaris de Pala y Remonte, se han declarado éstos en huelga. Los partidos se celebran con personal no asociado. Las Empresas han dado cuenta de lo sucedido al gobernador civil”.

Como resultado de esta huelga, los doce mejores palistas tomaron la decisión de marchar a jugar al frontón México de la capital azteca. Estos palistas se comprometieron a enviar todos los meses, a la Asociación de Pelotaris, la cantidad de 500 pesetas.

El 3 de octubre,  el periódico “Excelsius” de Bilbao, publicó el siguiente artículo: “Sí, parece que ya está hecho el éxodo hacia tierras de México de Arakistain, Gallarta, Azurmendi, Izagirre, Solozabal, Zarraga, Jauregi, Unamuno, Patxiko Kintana, Perea y Abasolo, con contrato para seis meses, anticipo de un mes y viaje de ida y vuelta. Y los sueldos, aunque no todo lo tentadores como los que se merecen estrellas de esta magnitud,  tampoco resultan despreciables: 3.500 a 4.000 pesetas mensuales por barba. Pero la posibilidad de abrir mercado bien merece mostrarse poco exigente. Ellos, como buenos vascos, son emprendedores, y a ese natural deseo supeditan sus exigencias”.

La huelga terminó el 1 de noviembre de 1932 cuando la empresa del Duque del Infantado alquiló los frontones Euskalduna, Jai-Alai, Moderno y Jai-Alai de Zaragoza. Se jugó a Pala en los tres primeros frontones citados, eso sí, con los palistas que habían estado en México por periodo de un año.

LA HUELGA DE 1996

El 31 de mayo de 1886 los palistas, excepto cinco, que componían el cuadro de Asegarce acababan sus contratos. La empresa les ofreció a todos un contrato nuevo de 48 partidos anuales –tenían de 96-, a los palistas les pareció una limosna y no firmaron los contratos. Los cinco, que sí lo tenían en vigor (Intxausti, Juan Pablo, Daniel, Garrido y Arzelus) hicieron causa común con sus compañeros y se negaron a jugar. La verdad es que no lo podían hacer; cinco pelotaris no pueden jugar siempre.

A Asegarce se le “abre el cielo”, ya que perdía dinero, y cerró el frontón. Los palistas eligieron un portavoz -Unai Alzibar-, al que luego le volvieron la espalda nombrando otro –Jon Torre-, pero nada se arregló durante más de un año. Existieron tres empresas que quisieron explotar la Pala (Master-Jai, José Antonio Llantada y Bilbao Jai-Alai). Se les permitió a los palistas que fuesen ellos los que eligieran la empresa –cosa que jamás se debió hacer- y estos se decantaron por la de José Antonio Llantada. A este las autoridades vascas le dieron la espalda totalmente y se retiró de la puja. Las condiciones que puso fueron inmejorables: si hubiese ganancias las donaría a las escuelas de Pala, si las pérdidas fuesen menos de diez millones de pesetas anuales las asumía él, y si sobrepasase esa cantidad, el seguía asumiendo los diez millones y el resto corría a cargo de las instituciones.

El panorama se ensombreció mucho, hubo manos negras por algunos lados y por fin la huelga terminó el 1 de julio de 1997 de la mano de Master-Jai comandada por Aitor Totorika. No contrató a todos los palistas y, aunque estos habían firmado ante notario que “todos o ninguno”, no lo cumplieron.

Esto es pocas palabras como sucedieron y como se “arreglaron” estas tres huelgas. De la primera todo lo he sacado de las hemerotecas y de conversaciones con mi padre, que tuvo que jugar en el pequeño Euskel-Jai. De la segunda todo lo que he escrito, además de haberlo estudiado en hemerotecas, lo he sabido también por mi padre, que fue uno de los palistas que jugó en el frontón México durante 1931-32. Y de la tercera lo he sacado de mí cabeza, ya que en aquella época yo trabajaba en Asegarce y me sé dicha huelga de arriba abajo. Y, también, conozco hechos que no he escrito por no herir a determinadas personas, que aunque no se portaron nada bien tampoco quiero hacerles daño.

Para terminar, voy a dar mi opinión sobre las huelgas: por regla general las huelgas siempre las gana el poder, pero aún sabiendo que las vas a perder hay huelgas que las tienes que hacer por dignidad.

Jesús Azurmendi (octubre 2013)

Sobre Ganich Halsouet (Ganix Haltzueta)

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta Punta (Artículos), Errebotea, Historias de la pelota, La Pelota en la literatura

Sobre Ganich Halsouet (Ganix Haltzueta)

No Comments 20 abril 2013

SOBRE GANICH HALSOUET (Ganix Haltzueta)

Javier Cuadra

Aunque el nombre de Ganich Halsouet es ampliamente conocido en la literatura pelotística, lo cierto es que el desconocimiento de su persona es casi total entre nosotros, y apenas consideramos sobre él otra cosa que aquella carta dirigida a Edmond Blazy en 1926, en la que el senpertarra daba noticia de la “invención” de la chistera, obra, según nos contaba, de Jean Dithurbide, Ga(i)ntchiki.

Hace ya tiempo, ante un escrito publicado por José Agustín Larrañaga en Txik-txak con el título “Donamartia(Ver), llamé la atención en una sucesión de desordenados comentarios sobre el hecho de que entre los autores de letras utilizadas por Pantxoa eta Peio en su Lapurtar Koblariak (Ver) (2002) figuraba “Ganix Halsouet”.

Algo más diría ahora, siquiera para arrojar algo de luz –poca, muy poca- sobre una persona tan frecuentemente citada en las historias de la pelota y sobre la que tan pocos datos manejamos.

Ganich Halsouet (Ganix Haltzueta), nació el 15 de junio de 1875 en el barrio Amotze de Senpere (Saint-Pée-sur-Nivelle) y murió el 26 de setiembre de 1950.

Fue conocido por los sobrenombres de Oihanzaina y Donamarti, por razón, respectivamente, de su oficio (guarda forestal) y de la casa que habitaba.  domartia_grd

La casa Donamartia en Senpere

Actuaba frecuentemente como bertsolari, al igual que su hermano Piarres, aunque es fama que recibió alguna presión por parte de la administración del Estado –como guarda forestal era funcionario público-, no prohibiéndole, pero sí “aconsejándole” que no actuara en público. Al parecer, a esa circunstancia se debe que no tomara parte en el primer campeonato de bertsolaris de 1935, mientras que su frecuente pareja e íntimo amigo Matxin Irabola, también de Senpere, sí participó y logró el segundo puesto, tras el campeón Ignacio Eizmendi Basarri.

Ignoro a qué se debieran los “consejos” de sus superiores: si al mero hecho de que no se entendiera el bertsolarismo como actividad “honorable” para un funcionario público, o a alguna eventual “inconveniencia” en los pronunciamientos de Ganich

Se ha hablado, por ejemplo, en el caso de Matxin, de cierto desapego hacia lo “francés”. Matxin, no se olvide, se convirtió en una rara avis de Iparralde al cantar ante miles de personas en el Aberri Eguna de 1933. Participó también Matxin ese mismo año en la película Euzkadi de Teodoro Hernandorena, cuya única copia fue famosamente quemada por los franquistas al tomar Donostia. Y parece evidente que en todo ello influyera Hernandorena, importante personalidad política, bertsolarística y pelotística (Ver), puesto que él mismo había sido el organizador del dicho Aberri Eguna de 1933. Desconozco si en todo eso acompañaba, poco o mucho, Ganich a su amigo Matxin.

Por lo demás, valga apuntar ahora, pues precisamente a partir de la carta de Halsouet se convirtió en “nombre de la pelota”, que Irabola vivió sus últimos años y murió en la casa Kontienea, del barrio Olha de Senpere, de la que era originario Dithurbide Gantchiki.

[Durante tiempo pensé que el nombre de la casa era estríctamente “Olha- Kontienea”, tal y como Ganich menciona en la carta transcrita por Blazy. Lo cierto es que esa denominación responde a una fórmula más común en euskara en Iparralde que en Hegoalde: “Lapurdi-Sara” en lugar de “Lapurdiko Sara”, por ejemplo. Olha es el nombre del barrio donde está la casa Kontienea]

En la novela Piarres-I de Jean Barbier Nihor (1926), plagada de personajes auténticamente históricos, encontramos una serie de bertsos cantados por Matxin Irabola y Ganich Halsouet (Ver).

Juntos también, Irabola y Halsouet aparecieron en la película Au Pays des Basques (1930), con guión del luzean Gaëtan Bernoville. Un documental, éste,

que las diversas filmografías consideran, según diversos criterios, la primera película francesa rodada en exteriores, al tiempo que también la primera película en la que se escucha el euskara. Y es así que la primera vez que el euskara se escuchó en una película lo fue de la boca de nuestro Ganich Halsouet, uno de los primeros vascos grabados por una cámara.

Curiosamente, él, a quien el cinematógrafo eligió para iniciar la lista de vascos cuya imagen animada pasaría a la posteridad, sigue sin rostro para nosotros.

Au Pays des Basques-Champreux-2Au Pays Basque-Champreux-1

Dos carteles anunciadores de Au Pays des Basques de Champreux

La mayor parte de la información de estas deslavazadas líneas se debe, directa o indirectamente, a Franck Dolosor, periodista senpertarra, probablemente más conocido entre nosotros como redactor y presentador en ETB de Iparraldearen Orena. Y es de su libro Senperetik Senperera (2009) que extraigo una ilustración en la que, de pie, vemos, a la derecha a Matxin Irabola y a la izquierda a Ganich Halsouet: el hombre que escribió una carta contando una historia cuyas conclusiones nunca me he creído, pero que, desde luego, HIZO MUCHAS MÁS COSAS QUE SÓLO ESCRIBIR ESA CARTA.

La pelota le debe una mención especial y es justo también que al considerarlo como bertsolari, se recuerde que, por unas pocas líneas escritas a Blazy, provocó un pequeño torbellino que movió la historiografía de la pelota. Que quienes nos precedieron o nosotros mismos supieran y supiéramos gestionarlo, ya es otra cuestión.

Con aquella carta humildemente escrita Ganich inició algo que nunca debimos permitir que parara. De las encuestas que aquello provocó, a los viejos

pelotaris sobre qué habían visto, oído o hecho de críos, proceden materiales usuales para nosotros hoy en día (matsarda, zetabea…). Cesaron aquellos cuestionarios, cesó el escuchar a los viejos pelotaris historias que ya nunca se leerán, porque no están escritas, ni lo han estado, ni jamás lo estarán.

No me importa ahora la exactitud de la historia de Halsouet. Lo que me importa es que su historia es testimonio de apego, de cercanía, de familiaridad, de cariño. Su noticia es narración y, narrándola, se comprende a sí mismo, a sus vecinos, a sus mayores, en su espacio cercano.

Es por eso que yo siento que le debo algo.

Halsouet-Irabola-Iratzoki

Ganich Halsouet (Ganix Haltzueta) de pie a la izquierda.

Amurrio, 17 de abril de 2013

Anécdotas de la pelota, arquitectura y pelota, erremontea, Historias de la pelota, Remonte

JAI ALAI UNA INVENCIÓN DONOSTIARRA DE 1880

2 Comments 05 octubre 2012

1917jai-alai-ategorrieta-donostia
1917jai-alai-ategorrieta-donostia

Imagen: Postal Jai Alai Ategorrieta 1917

Fuente: Gure Gipuzkoa

http://www.guregipuzkoa.net/photo/1022648

 

 

En el libro “La Pelota y Los pelotaris” de Antonio Peña y Goñi, publicado en 1892:

En la página 10 del libro:
“¡Quien nos lo había de decir, hace media docena de años! ¿Te acuerdas? El frontón de Atocha fue para mí el último escenario del rebote y el primero del moderno blé…Allí pudimos contemplar por vez postrera las barreras clásicas, el público serio grave, las luchas de amor propio, pueblo contra pueblo, región contra región; y allí entonamos el requiescant in pace a las grandezas del juego antiguo.

Los partidos de blé a cesta apasionaban entonces mucho los ánimos, tenían suma variedad, ofrecían interesantísimos lances y habían despertado nuevamente la afición, merced a la destreza, portentosa en realidad, del Chiquito de Eibar.

Pero la afición no salía de un limitado círculo, el circulo de los verdaderos amantes del juego vascongado, donde excitaba entusiasmo general, cunado ocurriósele pensar al rico propietario D. Lucio González que el pelotarismo podía salir de la atmósfera limitada, del egoísta ambiente en el que tenían encerrado las tradiciones populares, y ensanchar sus vuelos, poniéndose en contacto con todas las clases, como espectáculo atractivo y vistoso de fuerza y habilidad.
Para esto era preciso cambiar radicalmente el aspecto de la antigua plaza, regularizar sus dimensiones, dar comodidad a sus asientos, hacer de ella, en suma un teatro al aire libre, espacioso y elegante, donde el público pudiera apreciar el mérito de los pelotaris, convertidos ipso facto en artistas.

La circunstancia de ser San Sebastián durante el verano residencia de la corte y punto de reunión de la alta sociedad madrileña, así como de numerosas y distinguidas familias de provincias y Madrid, colocába a la capital de Guipuzcoa en condiciones inmejorables para realizar aquel intento.
Eligió D. Lucio un terreno conveniente en la carretera de San Sebastián a Pasajes, frontero al paseo de Ategorrieta, y en poco tiempo quedó construido el frontón Jai Alai, así bautizado por nuestro amigo y compañero tuyo Serafín Baroja, ingeniero de minas y donostiófilo á outrance, que formó el título que hoy puede llamarse genérico de los frontones, de la contracción de las palabras vascongadas jayá, fiesta y alaya, regocijado, alegre.

 

Antonio Peña y Goñi, redactado dirigido a Javier Peña y Goñi.

Madrid 1892

Fuente:

La pelota y los pelotaris, 1892

Antonio Peña y Goñi (San Sebastián, 2 de noviembre de 1846Madrid, 1896), compositor, crítico musical, musicólogo y crítico taurino español.

Pasó parte de su juventud en Francia, estudiando en París y en Burdeos, si bien los estudios musicales los cursó en San Juan de Luz, donde se aficionó a la pelota vasca, y en el Conservatorio de Madrid. Desde muy joven se orientó a la crítica musical, comenzando en 1868 a escribir para El Imparcial con un estilo y una extensión hasta entonces no conocida y que, a falta de catalogar, podría superar las 300 referencias en las más de diez publicaciones por las que pasó, entre ellas La Crítica, revista que fundó junto a Manuel de la Revilla, o La Ilustración Europea y Americana. Sostuvo un famoso debate sobre la ópera y la zarzuela con Tomás Bretón.

Autor de numerosos opúsculos, su obra más importante es La ópera española y la música dramática en España en el siglo XIX, Madrid, 1881. Defensor de Richard Wagner en Madrid, tradujo Rienzi en 1875 con motivo de la primera representación de una ópera de Wagner en España y dedicó una monografía a Los Maestros Cantores (1893). Formó parte de la delegación española del Patronatverein de Bayreuth, delegación presidida y representada por Joaquín Marsillach; dicho Patronato del Festival de Bayreuth había sido creado por Richard Wagner para sufragar el coste del estreno de Parsifal.

También destacó por su labor de crítico taurino y como divulgador del deporte de la pelota vasca. En la composición destaca por su fantasía Vasconia y otra sobre motivos de Pan y toros. En 1879 fue nombrado catedrático de Historia y Crítica de arte de la música en la Escuela Nacional de Música de Madrid. Académico de la Real de Bellas Artes de San Fernando en 1892 y Gran Cruz de Carlos III. Caballero de la Orden de Isabel la Católica. Escribió biografías como las de Miguel Marqués o Jesús de Monasterio.

  • Obra:
  • La ópera española y la música dramática en España en el siglo XIX: apuntes históricos, Madrid, Imprenta de El Liberal, 1881 y Madrid, ICCMU, 2004 (Ed. facs.).
  • Contra la ópera española. Madrid, Manuel G. Hernández, 1885.
  • Lagartijo y Frascuelo y su tiempo, Madrid: Espasa-Calpe, 1994, y Valencia, Librerías París-Valencia, 2001.
  • Rienzi. Grande Ópera Trágica en cinco actos. Poesía y música de Ricardo Wagner. Precedida de la biografía del célebre maestro (por Antonio Peña). Madrid: Andrés Vidal (hijo), editor, 1875.
  • Cajón de sastre. Madrid: Imp. de la Vda. de J. Ducazal, 1894.
  • Guerrita. Madrid: Imp. de la Vda de J. Ducazal, 1894.
  • Lagartijo México: Andres Botas y Miguel, s. a.
  • ¡Cuernos!: revistas de toros Madrid: Librería de Murillo, 1883.
  • De buen humor Madrid, 1892.
  • Cuatro cosas; ilustraciones de Hastoy y Heredia. Madrid, 1895.
  • Arte y patriotísmo: Gayarre y Masini Madrid: M.G. Hernández, 1882
  • Impresiones musicales: colección de artículos de crítica y literatura musical Madrid: Manuel Minuesa de los Rios, 1878.
  • Peña y Goñi y otros, Iparraguirre y el árbol de Guernica Bilbao, 1896.
  • Luis Mancinelli y la Sociedad de Conciertos de Madrid Madrid, 1891 (Tip. de Manuel Ginés Hernández)
  • Nuestros Músicos: Barbieri Madrid: José M. Ducazcal, 1875
  • Los Maestros Cantores de Nuremberg de Ricardo Wagner Madrid, 1893 (Imp. José Mª Ducazcal)
  • La obra maestra de Verdi “Aida”: ensayo crítico musical. Madrid, 1875 (F. Iglesias y P. García)
  • La pelota y los pelotaris Echévarri, Vizcaya: Amigos del Libro Vasco, 1984
  • Río revuelto Barcelona: Antoni López, Editor, Librería Española, s. a.
  • Teatro: Colección de artículos… Precedida de un estudio crítico y biográfico de D. Antonio Peña y Goñi. Barcelona, 1889 (Imp. Heinrich y Cia.)
  • Fuente:
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Pe%C3%B1a_y_Go%C3%B1i
  • Anécdotas de la pelota, Historias de la pelota, Laxoa, Pelota y bertsolaritza

    EL PARTIDO MAS FAMOSO QUE JAMAS SE HA DISPUTADO DE LA HISTORIA DE LA PELOTA: EL DESAFIO DE IRUN DE 1846

    3 Comments 03 enero 2012

    Guante Laxoa: La modalidad mas antigua de  la pelota vasca

    por Tiburcio Arraztoa Urrutia (Irurita, Baztan, Nafarroa)

    El domingo 9 de agosto de 1846 se celebró en la plaza de Urdanibia de Irún ante 12.000 personas un partido de Laxoa entre guipuzcoanos y vasco-franceses, el partido más famoso que jamás se ha disputado dentro de la Historia de la Pelota.

    La época en que se ubico este desafío, mediados del siglo XIX, corresponde quizá al momento más brillante por el que ha pasado la Pelota Vasca. Abundan los grandes desafíos entre los distintos pueblos, regiones e incluso internacionales justificados por la presencia en cada pueblo de pelotaris de alta y justificada fama, se desarrolla el puro amateurismo y el pelotari defiende con todas sus fuerzas el prestigio y honor de su pueblo. Estos encuentros, que movilizan a toda la comarca, representan un auténtico acontecimiento, que comienza con la misa presidida por el Ayuntamiento y termina invariablemente en la posada del pueblo alternando el sonido del txistu y los bertsos.

     

    La mayoría de los autores y trabajos publicados a la hora de analizar este histórico partido de Irún incurren en un error fundamental, pues hablan de que la modalidad utilizada en el desafío fue el Rebote. Nada más lejos de la realidad. Se puede afirmar taxativa y rotundamente que la herramienta y juego del acontecimiento fue el Guante o Laxoa.

    En primer lugar, la modalidad reina en toda Euskal Herria en aquella época era el Laxoa. Es un hecho históricamente constatado que la chistera de mimbre, la herramienta que se emplea en el Rebote, nació en el año 1 857, o sea, once años más tarde de la fecha del partido de Irún. Fue, tal y como se ha señalado en el apartado dedicado a los “Guantes”, Jean Dithurbide de Senpere, conocido como Gaintchiki el herrero, quien ¡deó la nueva herramienta y el nuevo mecanismo de jugar. Y como también figura en el mismo apartado, en el Museo Vasco de Baiona se conserva la herramienta, el guante de cuero, que Gaskoina utilizó en dicho partido con la siguiente inscripción: “Guante de cuero utilizado por el pelotari Jean Erratchun Gaskoina de Hasparren (Laburdi) durante el legendario desafío del 9 de Agosto de 1 846 en Irún (Guipúzcoa) marcado por la victoria del equipo labortano”. Por otra parte, en el bando vasco-francés figuraba el cura baztandarra Joaquín Gamio, que a buen seguro como buen baztandarra desconocía el juego de Rebote, lo mismo que sucedía en el Valle. El hecho de que en cada equipo se alinearan cinco pelotaris ha hecho sostener a los desconocedores del Laxoa la teoría del Rebote, ignorando que, aunque actualmente son cuatro los componentes, antaño también jugaban cinco pelotaris en cada equipo de Laxoa y viceversa, es decir, cuatro en los conjuntos de Rebote. Además, todas las interpretaciones que se han hecho sobre el desafío de lrún han sido realizadas bastante tiempo después de su celebración, siempre desde el análisis y punto de vista vasco-francés, cuando el Rebote ya se había impuesto allí y el Laxoa les era desconocido al haber quedado arrinconado en las zonas de Baztán y la Regata del Bidasoa. Hay que tener en cuenta que las referencias de la época que nos informan sobre el partido no nos proporcionan datos técnicos sobre el juego, sino que únicamente inciden en aspectos pintorescos, tan del gusto francés.

     

    Por el bando vasco-francés jugaron Gaskoina, apodo de Jean Erratchun, restador de Hasparren, de 29 años; el cura Joaquín Gamio de Liga (Baztán), restador de 39 años; Dominique Harriage, de Hasparren, de 26 años; Dominique Saint-Jean “Eiharakoa”, al que llamaban Domingo el Zurdo, sacador de Ustaritz, de 23 años y contrabandista de profesión y finalmente Domingo Ezpeleta “Ezpeletarra”. De fa alineación guipuzcoana se tienen muchos menos datos, aunque se sabe que integraron la formación Manuel Azpide “Melchor”, “Tripero”, un tal Lopetegui, “Molinero” y un quinto cuyo nombre se desconoce.

     

    El más célebre de todos los participantes es, sin duda, Gaskoina, un pelotari al que aluden continuamente los escritores de Iparralde de su tiempo, presentándole como un hombre corpulento, gordo, macizo, de hombros caídos, poco elegante y bastante indiferente. Cuentan que el abbé Souberbielle, director del gran seminario de Baiona, comentando en clase un pasale de Bossuet, algunos años después del partido de lrún, manifestó que él, puesto a elegir entre ser Gaskoina o ser Bossuet, hubiese optado por el primero. Gaskoina murió en su pueblo natal Hasparren el año 1 859, a la edad de 42 años, durante una epidemia que devastó la villa. El escritor Pierre Laffite relata cómo para levantar el ánimo de la población acobardada, el párroco de Hasparren, el poeta Gracián Adema, tuvo la idea de organizar los partidos de Pelota más interesantes que pudo. Gaskoina, que al tiempo de la celebración de uno de estos partidos estaba agonizando, se hizo contar tanto por tanto lo que iba aconteciendo en el trinquete situado enfrente de su casa, en el “Hotel du Jeu de Paume”, interesándose, incluso, por el resultado final: “Jakin nahi nuke nork ¡rabazi duen”.

     

    Comenzó el partido favorable a los guipuzcoanos o probintzianos como entonces se les conocía, que se adelantaron merced a las dudas de Gaskoina y el mal juego de Gamio, que como español era el centro de todas las sospechas. Poco a poco, Gaskoina fue encontrando su lugar en la plaza y con una maravillosa sucesión de ¡ugadas igualó el partido. Los juegos se sucedían y rara vez había más de un kintze entre ambos equipos, hasta llegar a dos kintzes del final. La situación era extrema, dramática. Entonces, un francés ofreció a Gaskoina un par de bueyes si conseguía acabar el partido y Gaskoina hizo el tanto siguiente, pero en la jugada posterior, Gamio le robó la pelota y de nuevo los equipos se igualaron. En ese momento, Gaskoina hizo una raya y ganó la siguiente jugada y con ella, el partido. Regresó a Francia escoltado por sus amigos, quienes sospechando mala fe, no le dejaron aceptar un trago ni un cigarro en suelo español. Además del par de bueyes, Gaskoina ganó 4.000 francos.

     

    A este partido también se le ha llamado “el partido de las tachuelas”, pues tan pronto como empezó, una alfombro de clavos apareció en la plaza en honor a Gaskoina, que acostumbraba a jugar descalzo y un grupo de españoles sobornó a un francés amigo de él, para que le diera frecuentes tragos de su propia boto de vino, con la esperanza de emborracharle. Ninguna de estas artimañas tuvo éxito, pues las duras plantas de los pies de Gaskoina ignoraban las chinchetas. En cuanto a los odres de vino, el prudente ganadero francés, los había llenado… jde sopal

     

    El partido debió haberse jugado el día anterior, sábado, pero el mal tiempo obligó al aplazamiento, y los forasteros, muchos de los cuales habían llegado días atrás, se vieron en la necesidad de acampar en los aledaños de la plaza. La impresión de un exilio la acrecentaban quienes se llevaron sus parejas de bueyes, cerdos y demás enseres para apostárselos. La ciega pasión de la apuesta incitó a otros, que carecían de bestias de trabajo o no tenían dinero, a jugarse la cosecha del año siguiente. Los judíos de Baiona, entre ellos un estudiante que arriesgó 40.000 francos, apostaron grandes cantidades contra los guipuzcoanos. Un latonero guipuzcoano perdió su negocio, existencias, dinero y dos mulas; un aldeano jugó su caballo contra cuatro o cinco onzas de oro; otro perdió su rebaño de cien ovejas y doscientos corderos. Los guipuzcoanos, que habían venido con una mulo cargada de duros, “la vieron enseguida aligerada de peso”. Se cuenta que habían traído palomas mensa jeras para anunciar la victoria en San Sebastián, pero se equivocaron de camino y tomaron la ruta del Baztán e Iparralde:

    “Bainan usoa zaie bidean trunpatu,

    Donostia utzirik, Laphurdin da sarthu”.

    El monto total de las apuestas se calculó en doscientos mil francos, cantidad extraordinaria si se tiene en cuenta que 1as monedas tenían en aquellos tiempos paridad con el oro. Es necesario imaginar que entonces en España, la unidad monetaria corriente era el real. También se dieron proposiciones inmorales, como la de un “rico hidalgo” que antes del partido, ofreció a Gaskoina 8.000 francos por dejarse ganar, a lo que el pelotari prometió contestar “dos horas más tarde”. El tomaba parte en la competición por cuenta ajena, por cuenta de las clásicas “sociedades” que cuidan y mantienen a los pelotaris durante la época preliminar a las apuestas. Según “Le Mémorial des Pyrénées”, los “apustularis”, agradecidos, decidieron premiar a Gaskoina con 3.000 francos y una pareja de bueyes, añadiendo que “algunas ganancias más de esta índole y pronto Gakoina será tan poderoso como el cura de Lesaka, que ha ganado 40.000 francos jugando a la pelota”. Se supone que se referirá al cura Juan Bautista Iribarren, quien, al contrario que Gamio, sí hizo caso al Obispo de Pamplona y no participó en el partido. Por su parte, el cura Gamio hubo de salir ese mismo día exiliado a Francia al haber hecho caso omiso de la prohibición del Obispo respecto a los clérigos y los partidos de Pelota. Al tiempo volvió a su pueblo a lomos de un hermoso caballo, recompensa por sus méritos como pelotari en el partido de Irún.

     

    Este desafío de Irún ha sido tratado por diversos autores. El historiador Daranatz en su obra “Curiosités du Pays Bosque” reproduce las crónicas de “Le Phare des Pyrénées” y “Le Mémorial des Pyrénées”. También aparecen citados “La Sentinelle des Pyrénées”, “El Mémorial Bordelais” y hasta el lejano “Journal du Havre”. Bajot, a su vez, en “Eloge de la Paume” reproduce esta información periodística y Christian d’Elbée publicó en la revista “Gure Herria” (1923) una carta del famoso pelotari Chilhar, cuyo padre asistió al partido. De todas formas, los datos más interesantes nos los proporciona el anónimo bertsolari que compuso las estrofas correspondientes a “Irungo Piloto Partidaren Kantia”.

     

    IRUNGO PILOTA PARTIDAREN KANTIA

     

    Piloto partida bat Irungo herrian

    Probintziarren eta Frantsesen artian.

    Jaun apez Baztandar bat zen frantsesekilan,

    gidari gobernadore kuraiarakilan;

    etorria zen h,prat molsa onerakilan bitoriaren ~rka Frantseserekilan.

     

    Probintzian lende estimagarria,

    gazteria juzia da pilotaria;

    orai arte bazutan bethi bitoria,

    azpitik zadukaten Eskualdun herria,

    bainan orai Frantses bat, guti iduria,

    Baztandar jaun batekin dute nagusia.

     

    Jaun aphezaz, Gaskoinaz, girade mintzatu,

    bertze lagunak orai nahi’tut aiphatu:

    Hazpandarrak diote ederki botatu,

    eta Uztariztarrak guziak xarmatu;

    Baztane’ta Frantzia dire koronatu

    eta Probintziarrak tristerik gelditu.

     

    Ez da posible, jaunak, kasik sinhestia

    konfidantzia nola zuten ezarria:

    garbitu nahi zuten arrai guzia;

    bainan etxerakoan heien dolorea!

    Mandoak Irunen galdu kargaren erdia.

     

    Probintziarrak ziren ongi preporatu,

    mandoa trebeseko duroz zen kargatu;

    galtzeaz duda gabe ez ziren orhoitu;

    abilak dire bainan hek ere trunpatu,

    Español moneda da Frantzian frankatu,

    mandoa etcherakoan kargak ez kolpatu.

     

    Probintziarrek zuten prekozionea,

    berekin ekarria pertsu emailea;

    berendako zaukaten arras bitoria,

    urrun zen pentsatzea partida galtzea;

    kanturik egin boda, ez daite egia;

    erretzen ahal dute oraiko kopia.

     

    Urgulutan zirela ez dugu dudarik

    ez zutela ez pentsatzen partida galtzerik,

    uste zuten Frnatzian ez zela gizonik,

    heien kontra pilotan atheroko zenik;

    jakin bezote orai Lapurtarren ganik,

    Probintzio ez dela munduan bakarrik.

     

    Irunen in derauku urhezko uria,

    bainan ez baliatu hainitz Probintzia;

    Frantziako alderat zuen ixuria,

    aise doratu dugu Phausuko zubia,

    aintzinetik bantatzea ez da zuhurtzio,

    Jaungoikoak eman deie punizionea.

     

    Bitorios balira Irunen gerthatu,

    usoño bat behor zen airean partitu:

    Frantses kasto guzio zutela garbitu,

    miseria gorrion zirela gelditu;

    bainan usoa zaie bidean trunpotu,

    Donostia utzirik, Laphurdin do sarthu.

     

    Arraio demonio! Goskoin trunko hori,

    bizitik bai loretik ederki duk han!

    Egundain holakorik ez diagu ikusi,

    horrekin behar diogu pilotan ikasi;

    Frantses pikaro hoier ez zoie itsusi,

    Laphurdi Probintzion pilotan nagusi.

     

    Probintzian bazuten pilotan urgulu,

    bainan oraiko huntan beharko zaphatu;

    Frantsesa uste gabe zaie nagusitu.

    Zer gisaz behar dire orai kontsolatu?

    Heien fama guzia Laphurdin da sarthu,

    bi urtheren dolua behar dute hartu.

     

    Adios Probintziarrok, orai bagoazi,

    despendio sariak ditugu irabazi;

    baldin berriz hortzeko gosturik baduzi,

    ez zituztegu nahi errenguran utzi;

    mando mula eder hori ongi karga zazi,

    plazer duzunean, gaztio daukuzi.

    BIBLIOGRAFIA: Guante Laxoa, La modalidad mas antigua de la pelota vasca por Tiburcio Arraztoa Urrutia (Irurita, Baztan, Nafarroa) paginas 135 – 141 (año publicación 2004)

    Editado para PILOTARIEN BATZARRA por dco1971

    Raquetistas Profesionales (Hombres)

    Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota

    Raquetistas Profesionales (Hombres)

    2 Comments 16 agosto 2011

    ¿Sabéis que hubo un tiempo que se jugó a raqueta en el campo profesional pero por hombres? Ocurrió en Barcelona el año 1936 en el frontón Nuevo Mundo. Lo curioso no es sólo ese dato sino que también el cuadro de pelotaris estaba íntegramente compuesto por guipuzcoanos, a las ordenes del intendente Tomás Iraola. Por cierto, modalidad esta de la raqueta jugada por hombres que fue prohibida por “la velocidad que se imprimía a la pelota y el gran riesgo que corrían los pelotaris”.

     

    Esto es lo que podemos leer en el magnifico libro escrito por Jesus Maria Azurmendi en su trabajo La Pala:

    Frontón Nuevo Mundo

    Situado en la calle Marqués del Duero, nº 50, cerca del Paralelo, el frontón que sólo tenía dos paredes: el frontis y un pequeño rebote fue inaugurado el 7 de mayo de 1936 y su Intendente fue Tomás Iraola. En realidad era una Sala de Espectáculos, que funcionaba desde los años 20 y que se dedicaba a dar veladas de boxeo y espectáculos diversos. De vez en cuando se promagraban partidos de Mano, Pala y Raqueta (jugada tanto por hombres como por mujeres).

     

    Ese día “La VAnguardia” publicó este articulo: “En Barcelona, donde tanta afición existe al deporte de la pelota, va a inaugurarse hoy, jueves, un nuevo local, dedicado al culto del ejercicio que ha merecido el favor del mundo entero, ya que en unos pocos años ha pasado de los clásicos frontones norteños a dominar como deporte y como espectáculo en los cinco continentes. Construido el nuevo frontón con una clara visión técnica de las modalidades de juego que en el van a practicarse, está llamado a impresionar gratamente, ya que presenta a la consideración del publico un aspecto completamente nuevo del juego de pelota entre nosotros, tanto por el frontón mismo, construido para el juego abierto, como por las especialidades que en él se van a practicar, que serán principalmente las de mano y raqueta, una y otra nuevas para nuestros aficionados en su aspecto de juego abierto y la raqueta jugada por primera vez por hombres en nuestras canchas”.

     

    El día de la inauguración hubo partidos tarde y noche. En el primero jugaron a Mano, Rubio I y Alkorta ganaron 15-9 a Angel y Portu; en el segundo a Raqueta, Gorria e Iraeta perdieron 15-25 ante Jesús y Aierbe.

     

    Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Entrevistas, Errebotea, Historias de la pelota, Pelota y bertsolaritza, Pelotaris legendarios

    Urtxalle; Pilotari bohemioa (argia astekaria, Mikel Garcia)

    2 Comments 09 agosto 2011

    Argia.com en irakurri degu eta argiaastekaria youtube n duen kanalean ikusi degu erreportaia, bertan Joxe Mari Mitxelena eta Manolo Mitxelenak kontatzen dizkigu Urtxale Pilotari bohemioaren pasarteak, garaian jarriz.

    Mikel Garcia (argia astekaria), 2155. alean 2008-10-19 ko datan idatzitakoa argitaratuko degu, oso osorik.

    Pilotari bohemio bat boteretsuenen artean

    XIX. mende erdialdeko argazki erakusketa ikusgai izan da duela gutxi Londresen. Munduko lehenengo erretratuen artean ageri dira garaiko politikari, artista, errege, erregina eta enperadore ospetsuak. Eta zesta eskuan duela, baita pilotari oiartzuar bat ere: Urtxalle. Nor zen pertsonaia berezi hau? Sekulako ezustekoa hartu zuen Juantxo Egaña argazkilari donostiarrak, 1850eko hamarkada inguruko argazkiz osatutako bilduma pribatuaren erakusketa bisitatu zuenean Londresen. Munduan kontserbatzen diren irudi zaharrenen artean, garaiko pertsonaia garrantzitsuenen artean, pilotari euskaldun bat zegoen. Ondoren ezagutu zuen bere izena: Manuel Francisco Lekuona Urtxalle –Urtxalle izeneko etxean jaio zen, Oiartzunen, eta hortik ezizena–.

    1851n pilota desafioa jokatu zen Biarritzen, Ipar Euskal Herriko lau pilotari hiru oiartzuarren aurka, errebotean. Iparraldekoen aburuz pilotarik onena Gaskonian jokatzen zen eta gaskoi bat ere bazuten taldean, baina hala ere oiartzuarrek –tartean Urtxallek– irabazi zuten, gutxiago izan arren. Napoleon III.a enperadorearen aurrean lortutako garaipen arrakastatsuaren oihartzuna azkar zabaldu zen nazioartean, eta “Biarritzeko Heroiak” izenarekin ospetsu egin ziren, Urtxalle batik bat, onena bera baitzen. Iparraldean oporrak igaro ohi zituen Londresko argazkilari batek, fama hura ikusita, argazkia atera zion 1955 inguruan. Horra imajinak
    Ingalaterrara egindako bidaiaren zergatia.Dena den, pilotaria baino askoz gehiago zen Urtxalle. 1828an jaioa, showman alaia zen: herri guztietako festetarako kontratatzen zuten, ez bakarrik pilota partidarako, ondoren gitarra hartu eta bertsotan giro umoretsua jartzen zuelako baizik. Jokatzen zituen norgehiagokak ere ez ziren arruntak, beti handicap bat jartzen zion bere buruari, ikuskizuna sortu eta jendea erakartzeko: lau pilotari zaldi gainean oinezko baten kontra, sagardo botila edo zartaginarekin eskuz jokatzen zuenaren aurka, beste baten bizkar gainera igota… Eta ondoren, desafioetan irabazitako dirua gainontzekoak gonbidatzen xahutzen zuen, herriko ostatuan. Plaza gizona zen Urtxalle, artista, bohemioa, mundu guztia bereganatzen duen horietakoa. Izatekotan, guztiz konforme ez zuena familia zen, gonbidapenak medio sosik gabe itzultzen baitzen etxera. Konfiteria bazuen etxe azpian, baina lanean ere oso eskuzabala zen eta askotan gozokiak oparitu egiten zituen.

    Liberala eta Elizaren ez oso lagun, pilotari eta bertsolari izateaz gain politikoki gizon inplikatua zen oiartzuarra. Ezaugarri horiek guztiak biltzen dituen pasadizoa heldutasun garaikoa dugu, Errenterian bizi zenekoa. Oiartzunen komentu berria egin zutela eta ezker-hormadun frontoia zuela entzun zuen Urtxallek. Ezker-horma zuen lehenengoetakoa zen, ordura arte plaza libreko joko zuzena izan baitzen nagusi. Garai hartan, eztabaida bizia izan zen ezker-paretaren aldeko eta aurkakoen artean. Bertsolaria plaza librearen aldekoa zen, eta ezker-paretaren berri izan zuenean Errenteriatik Oiartzuna oinez joan zen, kantxa berria ikuskatzera. Bueltan, ondorengo bertsoak bota zituen, arretaz entzuten zuten bizilagunen aurrean:

    Bi lagun joan gerade
    gaur nire herrira,
    geren asmo osoaz
    Aldapa Berrira.
    Gizon bat irten zaigu
    atean erdira
    esanez: “Ez da libre
    praileak ai dira”.

    Gizonak zahartu eta
    hau al du merezi?
    Nere herrian ere
    kanpoan naute utzi.
    Azkenian guztia
    ez nian ikusi,
    azkenik plazan ere
    praileak nagusi.

    Agur Jaunaken sortzaile

    Hori ez du, dena den, pasadizo ezagunena. Agur Jaunak abesti ospetsuaren jatorriaz hiru bertsio daude, eta denetan Urtxalle dago tartean: batzuek diote Iparraldean entzun eta Hegoaldera ekarri zuela; beste batzuen esanetan Donibane Lohizunen jokatutako desafio batean beste pilotari batek berari kantatu zion; eta hirugarren bertsioari kasu eginez artista oiartzuarrak berak kantatu zuen lehen aldiz. Azken bertsio horren aldekoa da Joxe Mari Mitxelena Oiartzungo pilota ikertzailea, frogatzen duten dokumenturik ez izan arren, belaunaldiz belaunaldi transmititutako kontakizun hau delako datu gehien ematen dituena. Horren arabera, 1851n, Maulen elkarri desafioa bota zioten Urtxallek eta Mauleko Errotaria garaiko pilotari ezagunak –desafioak buruz burukoak izaten ziren, eta gero bakoitzak bere taldea osatzen zuen–. Orduan ere, Iparraldeko lau Oiartzungo hiruren aurka lehiatu ziren, eta orduan ere oiartzuarrak atera ziren garaile.

    Jokalari oiartzuarrak etxera bueltatu ziren, baina gure artistak segituan hartu zuen Mauleko ostaturako bidea. Herritarrak gonbidatu eta gitarrarekin giroa berotu zuen. Erretiratzeko orduan, Mauleko Errotariari bota omen zion kanta famatua, jatorrizko hitzak denborarekin apur bat aldatu badira ere:

    Agur Jauna,
    (aurkariari zuzenduz, Mauleko Errotariari)
    Jaunak agur,
    (ostatuko gainontzekoei)
    Agur t´erdi.
    Denak Jainkoak
    iñak gire
    (“iñak” Oiartzunen esan ohi den moduan, “gire” zuberotarrez)
    zuek eta bai ni ere.
    (Urtxalle Jainkoa zela esan ohi zen, pilotan baldintza beretan beti irabazi egiten zuelako. Bera ere, gainontzekoen moduan, hezur eta haragizkoa zela esan nahi zuen horrela)
    Agur, Jaunak, Agur
    Agur t´erdi hemen gire.

    Iparragirreren garaikide

    Garai berekoa dugu Joxe Mari Iparragirre, beti gitarra alboan eskola ona eta musika zerbitzen zuen hura. Hain pertsonaia antzekoak izanik, elkar ezagutu zutela pentsatzea ez da harritzekoa. Ez da halakorik jasota geratu, baina Zumarragan eta Urretxun hainbatetan jokatu zuen Urtxallek pilotan, eta segur aski topo egingo zutela uste du Mitxelenak.

    Festarik festa, desafioz desafio ibili ostean, politika medio 51 urterekin Oiartzun karlista utzi eta Errenteria liberalera joan zen bizitzera. Azken urteak han eman zituen, emazte eta semearekin, posta banatzen. Bizilagunak zain egoten ziren, eskutitzak banatu ondoren egunean zehar gertaturiko bitxikeriak bertsotan nola jasotzen zituen entzuteko.

    Egun ordea, herriak zeharo ahaztu du boteretsuenekin batera erretratatu zuten gizona. Zergatik iritsi da gaurdaino Iparragirre eta Urtxalle ez? “Iparragirrek Gernikako Arbolari abestu zion, eta berak kantatu ziola dakigu gainera. Agur Jaunak Urtxallerena dela frogatu ahal izan balitz, agian…”, dio Mitxelenak. Kontuak kontu, aintzat hartzeko moduko aleak eman zituen pilotari bohemioaren bizitzak.

    © 2011 Pilotarien Batzarra.