arquitectura y pelota, Artículos de pelota

Odieta lehen, orain eta beti. XIX-XXI

No Comments 17 septiembre 2015

Odieta lehen, orain eta beti

20130408-204-Odieta frontoia-Zumaia Gipuzkoa-Peio Carballo- 20060629-005-Odieta Frontoia-Zumaia Gipuzkoa-Foto Javier Carballo- 20060629-002-Odieta Frontoia-Zumaia Gipuzkoa-Foto Javier Carballo- 1960 aprox-003-Odieta Frontoia-Zumaia Gipuzkoa-Foto Germán Azumendi- 20150627-620-Odieta-Zumaia Gipuzkoa-

argazkiak: Javier Carballo, Peio Carballo, Zumaiako Udal Artxibategia

Javier Carballo Berazadi (Zumaia, septiembre, 2015)

 El primitivo frontón Odieta de Zumaia se construyó el año 1856, para sustituir a la “plaza de juego” que existía en la Plaza de los Fueros, junto al Convento de San José, y para poder jugar a la entonces moderna modalidad de blé, juego indirecto de pelota vasca que se practicaba con pelotas elaboradas con kiskis o núcleos de caucho.

Años más tarde, en 1882, un centenar de zumaianos de todas las condiciones sociales se dirigieron por escrito al Ayuntamiento solicitando “reemplazar el actual juego de pelota, por otro en que suplieran sus defectos y faltas, pues sabido es de todos que las limitadas dimensiones de aquel, no permiten desarrollar con la debida libertad el juego de blé con guantes largos de mimbre que ha sustituido al de mano y guante corto de cuero que se usaba anteriormente, y lo que es peor todavía, que el mal estado en que se encuentran las piedras que forman sus frontis, rompen considerablemente las pelotas hasta el extremo de necesitarse cuatro ó cinco para jugar un solo partido, haciendo de esta manera carísimo e imposible para la mayor parte de los jóvenes, un juego cuyo ejercicio debía estar al alcance de todo el mundo, pues además de ser de reconocida higiene porque desarrolla al individuo en su juventud, es también moral, porque siendo el más grato e inofensivo entretenimiento, tanto los aficionados que juegan los partidos como los que acuden a presenciarlos, durante el tiempo que en el emplean, se alejan de los vicios que pudieran adquirir en otros lugares donde siempre hallarían ocasión para perjudicar la salud y gastar sus economías”.

Asimismo expresan que “son muchos, muchísimos, los que pensando como nosotros dedican su preferente afición al juego cuya propaganda hacemos, que el punto más concurrido los días festivos es el juego de la pelota, sobre todo por las tardes, en que ansiosos por presenciar los partidos que allí se juegan, acuden la mayor parte de los vecinos, y es tan evidente esto, que no habrá un solo Concejal que no haya tenido ocasión de observar más de una vez”.

El Ayuntamiento atendió la solicitud de los zumaianos y le encargó al arquitecto Luís Aladren y Mendivil, yerno del entonces alcalde local Eusebio Gurruchaga, la redacción de un proyecto para la “Reforma del Juego de Pelota de Zumaya”. Aladren (arquitecto del Gran Casino de San Sebastián -ahora Ayuntamiento- y del Palacio de la Diputación de Bilbao, entre otras obras importantes) marcó los parámetros para la construcción del frontón en Zumaia y redactó el siguiente documento:

“Consideraciones generales:

El juego de la pelota, si bien no es completamente peculiar á los vascongados, forma parte de un conjunto de juegos y costumbres del país que desde tiempo inmemorial caracterizan á la raza euskara.

Su ejercicio es moderado e higiénico, pues tiende al desarrollo de las fuerzas corporales; acostumbrándose los que se dedican á él á ser ágiles y sueltos. Es por otro lado un entretenimiento, que ofrece á los moradores de un pueblo diversión y atractivo, separándoles así en los días festivos y sus ratos de descanso de las tabernas y otros centros de bullicio.

Y por último, estableciendo mutuas y constantes relaciones entre los pueblos convecinos por la gente que acude de uno á otro en ocasiones de los partidos emplazados, tiende á mantener la fraternidad y buena amistad entre los pueblos y habitantes de la hermandad vascongada.

En estas razones debió inspirarse sin duda alguna el Ayuntamiento de Zumaya el año 1856 acordando construir y procediendo á la ejecución de un espacioso juego de pelota para largo y blé, y en estas razones se funda la Corporación municipal de esta villa al acodar hoy la modificación y reconstrucción en parte de aquel. Puede por consiguiente considerarse en nuestro país la construcción de un juego de pelota, en un pueblo que tiene debidamente atendidos sus principales servicios, como una obra de utilidad pública”.

Otro documento señala las “Condiciones facultativas que deberán regir en la construcción de la obra”. El frontón deberá tener un frontis de 10 metros de ancho y 9,50 de alto. “La piedra de Motrico para la sillería del frontón de frente provendrá de las mejores canteras de aquella localidad, deberá ser compacta y unida, sin bolsas, betas ú otros defectos que perjudiquen a su buena calidad”. La pared izquierda tendrá la misma altura que el frontis y 49,50 metros de longitud, o sea, 12 cuadros de 4,12 metros.“La piedra arenisca para completar la sillería del frontón de la izquierda, provendrá de las canteras abiertas cerca de la carretera de Zarauz a Meagas. Será dura y de grano fino y unido, desechando todos aquellos sillares que a juicio del Director presenten un aspecto blando ó defectuoso”. El espesor de la pared “será de 1,10 metros en la base y de 0,70 en la terminación”. El asiento de los sillares y su soporte en la parte posterior se realizará con la mampostería necesaria y tendrá “los contrafuertes que el Ayuntamiento juzgue necesarios, cuyas dimensiones se fijaran oportunamente”. La piedra de dicha mampostería “deberá ser de buena calidad, dura y limpia y bien machacada”.

También se marcan las pautas de los componentes y sus proporciones para hacer el mortero: “arena limpia y buena, cal grasa completamente apagada y cemento”. En el presupuesto se tendrá en cuenta que “Tanto el cemento rápido como el Portlan que fuese necesario lo facilitará el Ayuntamiento”.

Se advierte que “Los trabajos deberán dar comienzo a mas tardar al mes de la aprobación de la subasta y la duración de las obras será de tres meses”.

El Ayuntamiento solicitó al Gobierno Civil de la Provincia la subvención de la construcción del frontón, a lo cual su vicepresidente Jesús Machimbarrena dio su aprobación, diciendo que “para hacer el pago de las 6.300 ptas. á que asciende el presupuesto de la obra proyectada” no hacía falta “arbitrar recursos extraordinarios”, ya que se podía destinar “la partida que aparece en los presupuestos vigentes con el objeto de instalar una estación telegráfica y parte del sobrante que sobre lo presupuestado ha producido los remates de los arbitrios de la villa”. Indicando que la instalación de la estación telegráfica estaba pendiente de un nuevo proyecto.

 

El proyecto inicial sufrió algunas variaciones y así el 25 de agosto de 1888, el alcalde Eusebio Gurruchaga publica las “Condiciones que habrán de observarse en la construcción del frontón de Odieta y que servirán para la subasta”.

La variación fundamental que se señalaba en dichas condiciones atañaba fundamentalmente a los sillares del frontis y de la pared izquierda, que en vez de ser de una sola pieza debían ser fabricados artificialmente con “piedra de buena calidad dura y limpia y bien machacada”, cemento rápido y Pórtland. “En moldes ó cajas que se han empleado hasta ahora, que se facilitaran al contratista; y aproximadamente serán necesarios de 600 a 700”.

La subasta tuvo lugar el 29 de agosto de 1888 y fue adjudicada a Pedro Odriozola por un importe de 6.300 pesetas. Aunque parezca increíble, se advierte que las obras deben estar terminadas “antes del día diez de Octubre próximo, y si no estuvieren pagara cien reales diarios por cada uno que pase”. No sabemos si se cumplió el plazo de ejecución, pero viendo que en la cabecera del frontis figura la inscripción “1888”, se supone que se inauguró antes de finalizar dicho año.

La obra de la cancha se hizo fuera del presupuesto y su construcción “355,22 metros cuadrados de piso de cemento Pórtland a 4,5 pesetas”, sumaron 1.600 pesetas más, lo cual hizo que el coste total de la instalación fuese de 7.900 pesetas. En la contracancha, después del espacio necesario para que los pelotaris pudiesen devolver con holgura las pelotas, se construyó una plaza de cantos rodados para las pruebas de  “idi dema o idi proba”, arrastre de piedra por bueyes.

 

La villa de Zumaia disfrutaba ya de un frontón soberbio y de gran categoría, que en aquella época fue la “envidia” de muchos pueblos. La mayoría de los pelotaris que jugaban en el Odieta, elogiaban la salida noble de la pelota del frontis y el excelente sonido de la misma al golpearlo.

Durante tres cuartos de siglo el frontón Odieta fue un espacio fundamental para el pueblo, en él se jugaba a pelota y además se celebraban: pruebas de arrastre de piedra y demás juegos rurales, festivales de dantzaris y bertsolaris, combates de boxeo, tamborradas, carnavales, titiriteros y comediantes, verbenas, banquetes, etc. Pero existía un problema, en cuanto “caían cuatro gotas” el festejo se tenía que suspender para decepción de los espectadores.

Con todo, llegó el año 1963 y con motivo del 75 aniversario de su construcción, el Ayuntamiento dirigido por el alcalde Manuel Antia, decidió cerrar y cubrir el Odieta. Fue fundamental la ayuda del delegado de deportes José Antonio Elola y del presidente de la Federación Española de Pelota Luís Navas, ambos amigos de Zumaia y de sus pelotaris. El proyecto fue del arquitecto donostiarra Ramón Martiarena y del aparejador zumaiano José Uribe-Echeverria, quienes renunciaron a sus honorarios. El frontón se cubrió solamente en una longitud de 39,60 metros, quedando cerca de 9 metros del rebote al descubierto. Se eliminó la plaza de arrastre de piedra y se hicieron el vestuario, las gradas y una taberna. El aforo del graderío era de aproximadamente de 400 localidades.

A partir de dicha fecha el Odieta adquirió una categoría superior, además de ser un gran frontón las inclemencias meteorológicas ya no limitaban su uso. Sería muy laborioso enumerar los campeonatos y festivales de pelota, así como el sinfín de actividades lúdicas e incluso solemnes que se han celebrado en su cancha.

Durante más de un siglo los zumaianos pudimos disfrutar de un frontón que ha hecho las delicias de los que en él hemos jugado a pelota, tanto los muchos profesionales como los cientos de aficionados que lo hicimos por puro deporte.

El Odieta era uno de los frontones relevantes más vetustos de Euskal Herria. En el escalafón de edad solo existían tres frontones cubiertos más antiguos: Municipal de Markina (1798), Municipal de Bergara (1885) e Izarraitz de Azpeitia (1885). Más recientes que el Odieta eran: Beotibar de Tolosa (1890), Astelena de Eibar (1904), Gurea de Azkoitia (1930), Labrit de Pamplona (1952), Anoeta de Donostia (1963), Jai Alai de Gernika (1963), Club Deportivo de Bilbao (1967)…

 

El año 2000, en el anteproyecto “Avance de la Revisión de las Normas Subsidiarias”, se presentaba la total demolición del frontón Odieta, para en su lugar construir unas viviendas. Esta propuesta fue rechazada inmediatamente por los pelotazales del Zumaiako Kirol Elkartea, que eran partidarios de la conservación del frontón a pesar de que se pudiesen construir algunas viviendas. Durante seis años remitieron escritos y mantuvieron reuniones con el Ayuntamiento e incluso con los partidos políticos, oponiéndose tenazmente a la total demolición del frontón. La propuesta del ZKE consistía en reducir las medidas del frontón, eliminando el tejado, las gradas, el vestuario, la taberna y el rebote, pero manteniendo el frontis con 26 metros de pared izquierda y colocando una sencilla cubierta.

Finalmente, el año 2006, la Corporación municipal dirigida por María Eugenia Arrizabalaga, consideró parte de nuestra propuesta y acordó mantener el frontis y parte de la pared izquierda: “Se derribarán la cubierta y las gradas, manteniendo el frontis y la pared izquierda, rebajando su altura progresivamente hasta una longitud de 21 metros”.

El año 2007 fue derribada la mayor parte de la estructura del frontón, quedando en pie solamente el frontis y parte de la pared izquierda. Después de tres años, el 2010 se iniciaron las obras de restauración y el 2011 fue reinaugurado.

El frontón Odieta, a pesar de haber quedado reducido a la mínima expresión y no estar cubierto, sigue teniendo una gran actividad pelotazale. Confiamos que algún día el Ayuntamiento decida colocarle una cubierta, para poder jugar a la pelota los días de lluvia…

Javier Carballo Berazadi (Zumaia, septiembre, 2015)

 

Historia pixkat eginaz hauxe esanguratsuena Odieta ordezkatu behar zuen pilotalekua egiteko planak egin zirenetik Zumaiako herrian:

Jesus iribar “Olalde” Zumaiako Kirol elkartea, zumaia

  • 2000-10, Odieta pilotalekua lekuz aldatzeko plan urbanistikoa
  • 2007-10, Odieta zaharraren azken egunak ordezkoa noiz egingo zen jakin gabe.
  • 2009-07, Salbidekin egindako hitzarmena bertan behera eroria pilotaleku berria egingo zuenaren berme abala ez luzatzearren Udalari.
  • 2011-05, Pilotaleku beraren eraikuntzarako proiekto eta finanziazio arloko zenbait aldaketakin.
  • 2011-09, Banketxeak jarritako baldintza gogorrak medio eraikitzailearen ezintasuna Udalak eskatutako abala lortzeko eta bigarren gelditu aldia.
  • 2012-07, Baldintza erakargarriago batzukin aukera berri bat esleipen-adjudikaziori dagozkion tramite guztiak martxan jarri beharra izanik berriro.
  • 2013-10, Aurrerapauso nabarmenak eta ziurtasun asko proiektoa aurrera ateratzeko.
  • 2014-02, Akordioa aurrez esandako baldintzetan 3.6 miloiko aurrekontuko pilotalekua egiteko.
  • 2015-09, Argazkitan ikusi daiteken egoera eraikuntzaren egungoa, urte amaierarako pilotaleku bera amaitua egongo bada ere, urbanizazio minimo bat egiteko eta tabernaren kudeaketa eta kantxero lanen ardurak gauzatuko direnerako datorren udaberrian sartuko garen.

 

Ikusten den bezela Odietaren lekuz aldatzea luze dijoa, bederatzigarren urtera iristeko asko ez delarik faltako, gaiari behar bezelako garrantzirik eman ez eta ardura askorik gabe pilotaleku berria egin baino lehen zaharra botatzeko hartutako erabaki okerrarengatik noski.

 

Aitzuri pilotalekuaren datu garrantzitsu batzuk ematekotan:

  • Frontisa: 10m altueran eta 11 zabal, kantxak 10 metro zabal eta luzetara 54.
  • Frontisa eta errebotea arrizko plakaz osatua eta kantxa asfaltozkoa.
  • Exerlekuak 684.
  • Koloreak: frontisa, ezker orma eta errebotea beltzez pintatuak eta exerlekuak gorriak. 4.5 metroko egurrezko kontrakantxa.

Jesus iribar “Olalde” Zumaiako Kirol elkartea, zumaia

argazkiak: Jesu Iribar

plano-marrazkiak: TOKI arkitetkurak (Amaia Casado, arkitektoa – Ibon Salaberria, arkitektoa)

obra zuendaritza: Zumaiako Udala (Gorka Arregi, udal arkitektoa – Eli Zubeldia, udal arkitekto teknikoa)

argazkia 1 argazkia 2 argazkia 3 argazkia 4B01_PLANTABAJAB04_SECCION01B05_SECCION2B06_SECC.LONG_FRONTOILUZEA#1B07_ALZADOS_FRONTOILUZEA

Argazkiak: Jesu Iribar

Plano-marrazkiak: TOKI arkitektura (Amaia Casado, arkitektoa – Ibon Salaberria, arkitektoa)

Obra zuendaritza: Zumaiako Udala (Gorka Arregi, udal arkitektoa – Eli Zubeldia, udal arkitekto teknikoa)

Pilotarien Batzarra en Barcelona

Artículos de pelota, Eventos, Historias de la pelota, Noticias

Pilotarien Batzarra en Barcelona

No Comments 29 julio 2014

La excursión a Barcelona con motivo de la XXIX celebración de la Fiesta Anual de Pilotarien Batzarra fue todo un éxito. Un autobús con más de 50 personas partió de Donostia, tras recoger más pasajeros tanto en Bilbao como en Gasteiz, puso rumbo a la ciudad Condal.

Los actos comenzaron con una misa en la basílica de Santa María de Pi en la que el padre Manel ofició la misa ante más de cien feligreses, todos ellos asociados y simpatizantes de Pilotarien Batzarra. Fue un acto entrañable dado que el padre Manel es una persona muy humana y, a la vez, conocida en toda Catalunya por su labora hacia los desfavorecidos.

Tras la eucaristía la comitiva se trasladó al Ayuntamiento de la ciudad donde una azafata explicó la historia del consistorio. Mostró la sala de juntas y demás salones. El presidente de la Asociación, César González de Heredia, se dirigió a los asistentes para agradecerles su presencia. El señor Amador, en representación del señor alcalde, dio la bienvenida a los asistentes.

Nuevamente, el numeroso grupo se dirigió Ramblas abajo para dirigirse al frontón Principal Palacio. En el histórico frontón se había dispuesto una exposición fotográfica con el tema de la pelota en Catalunya. Después, en el mismo frontón se llevó a cabo la asamblea anual de la Asociación.

Una vez concluido el acto la expedición se dirigió hacia el puerto donde se iba a celebrar el tradicional banquete y reparto de diplomas a los homenajeados.

El restaurante La Puerta de Salamanca acogió al grupo compuesto de más de 140 comensales. En un ambiente inmejorable se dio cuenta de una opípara comida. Tras los postres Marina Torondel y Juan Ignazio Zulaika ejercieron de presentadores del acto donde se concedieron los premios anuales.

Los galardonados fueron Richar Lolez de Arroyabe por parte de Alaba. José Javier Arrue, Gipuzkoa. Juan Ángel Ibarra, de la provincia de Bizkaia. Tiburcio Arrastoa, alma mater de los juegos antiguos de pelota en la zona de la Navarra verde, recogió su galardón. Lo mismo hicieron el representante del Club Vasconia de Barcelona que este año celebra sus 90 años desde su fundación. La Federación Catalana de pelota vasca también fue homenajeada, Agustín Brugues, su presidente fue el encargado de recoger el diploma. Y por último Philipe Echeberria, presidente de la Federacion Francesa de pelota, recogió su galardón de manos de Dominique Boutineau, presidente de la Federación Internacional de Pelota Vasca.

La fiesta concluyó tras entonar el himno de Pilotarien Batzarra y el Agur Jaunak.

La próxima cita será en Logroño.

Arancibia y el Club Deportivo

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta punta, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Arancibia y el Club Deportivo

No Comments 18 julio 2014

ARANCIBIA Y EL CLUB DEPORTIVO
En 1967 se estaba acabando de construir el nuevo frontón del Club Deportivo. Se quiso hacer uno totalmente nuevo y, por supuesto, largo. El Deportivo lo sacó a subasta –“a sobre cerrado”-, aunque eso de “a sobre cerrado” no fue verdad y lo sé de muy buena tinta.

Continue Reading

El Saque de Oroz III

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

El Saque de Oroz III

No Comments 09 junio 2014

EL SAQUE DE OROZ III

Después de leer a Zulaika sobre el prototipo de puntista ideal, me voy a atrever, y ojalá me salga la décima parte de bien, a hacer algo parecido sobre el palista idóneo. Empezaré por el delantero: como en la Pala el que debe sacar es este pelotari, comenzaré a escribir sobre el sacador. Nombraré el que para mí ha sido el mejor sacador que he visto. Lo tengo fácil: Jesús Oroz (Oroz III).

Continue Reading

La Pala Atómica

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala, Pala (Artículos)

La Pala Atómica

No Comments 03 abril 2014

LA PALA ATÓMICA
La pala atómica la inventó D. Faustino Santiago Urkidi Lamikiz (Bilbao, 18 de febrero de 1896-…?), que la mostró a Arsenio Merodio (Txikito de Gallarta) para su aprobación. Éste dio el visto bueno y la utilizó por vez primera en un partido jugado por palistas profesionales, el 19 de junio de 1947. Fue en el Euskalduna de Bilbao, con Ismael Madariaga de compañero contra Arrigorriaga II y Ermua. Y con ella llegó una pequeña revolución a esta especialidad, ya que la pelota conseguía un 20% de superior intensidad.
Era simplemente una pala de dos piezas. Una herramienta de madera de haya (generalmente poco pesada), pero que en la parte del empale tenía un injerto de otra madera más dura (generalmente de encina), en forma de cuña. Algunos privilegiados ponían esta cuña de madera de guayacán, una madera durísima, de color negro amarillento que daba a estas palas un aspecto muy llamativo. El injerto, puesto en el empale, hacía que la pelota saliera de la pala con más velocidad. Al ser una madera muy dura, y que por lo tanto no se hundía, era mucho más difícil controlar la pelota. Un accidente fortuito ocurrido en el frontón Recoletos de Madrid, el 27 de marzo de 1956, que le costó la vida al palista Luis Zenoz Alsua (Alsua II) -(recibió un fortísimo pelotazo en la parte posterior de la cabeza)-, hizo que, unos meses más tarde, la Federación Española prohibiese su uso tanto en campo aficionado como en el campo profesional.

El 1 de agosto de ese año, “Hierro” de Bilbao escribió: “Con los partidos
de ayer, nuestros pelotaris dieron el adiós a la pala atómica, prohibida por
la Federación Española a partir de hoy, primero de agosto, tanto para los
jugadores profesionales como para los aficionados. De ahora en adelante sólo se permitirá el uso de la pala de haya, de una sola pieza, sin aditamento”.

Los últimos partidos en los cuales los pelotaris utilizaron la pala atómica: Baracaldo II y Amorebieta IV ganaron 45-36 a Begoñés VII y Agirrebengoa; Zabalbide IV e Ituarte IV perdieron 41-45 ante Baracaldo IV e Inza I; Y, Zabalbide I y Cipri vencieron 30-18 a Oleagoitia e Inza II.
¿Fue acertada esta decisión? A nuestro modo de ver, no. Y compartimos totalmente la opinión de D. Enrique Abril (Oiarzun, Gipuzkoa, 3 de septiembre de 1908-San Sebastián, 1 de agosto de 1976) cuando dijo: “Esta prohibición es un curioso fenómeno de retroceso en el camino del progreso, como si algún día la Humanidad se viera obligada a frenar la velocidad de todos los vehículos en uso porque el hombre no pudiera resistirlo”.

P.D. La foto corresponde a Alsúa II

Jesús Azurmendi

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta Punta (Artículos), Historias de la pelota

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

1 Comment 31 enero 2014

Debut de jóvenes pelotaris en Salamanca

José Agustín Larrañaga

Hace ya algunos años tuve algunas charlas con expelotaris veteranos de cesta punta, entre los que se encontraban cuatro que habían debutado como pelotaris durante la guerra civil española en Salamanca, sin que hubieran cumplido 16 años de edad. Estos pelotaris eran el eibartarra Lucio Barrenetxea y los markiñarras José Mª Laca, Imanol Ibarlucea y José Luis Mandiola. Hoy, que me dispongo a contar las peripecias de aquellos jóvenes inexpertos en la capital salmantina, ya no están entre nosotros, porque se nos han ido todos.

Pero en su recuerdo, relataré lo que amigablemente me contaron de sus pequeñas vivencias en Salamanca. En plena guerra civil española, octubre de 1937, vino a Eibar y Markina, el Intendente del Frontón Tormes de Salamanca, Sr. Macua, para contratar a chavales pelotaris de cesta punta, quienes jugarían en los partidos y quinielas que se disputaban en dicho frontón, cuyo empresario era D. Elpidio Sánchez. Se jugaba diariamente. El frontón estaba situado en la céntrica calle Vázquez Coronado, 2, muy cerca de la Plaza Mayor. Era pequeño, cuya cancha tenía entre 29 y 32 metros de largura, y estaba cubierto.

Los chavales que contrató el Intendente, eran de edades entre los 13 y 16 años: Fermín Muguerza, José Bilbao “Axpe”, José María Laca, Sabín Duralde, Martín Aldecoa, Imanol Ibarlucea, José Luis Mandiola, Gregorio Pradera, Fernando Azpiri, Sabino Barruetabeña, José María Muñoz, Rufino Laca, Perico Recalde, Luisito Celaya, Antonio Barrutia, Ikaran, Julián Arrate, Miguel Larrinaga, Lucio Barrenechea, Jesús Cortazar, Vicente Isasa, Periquín Gómez y algunos más. De los pelotaris que acabamos de señalar, todos eran de Markina, excepto los eibarreses Lucio Barrenetxea y Jesús Cortazar, y el oñatiarra Vicente Isasa.

Entre los jóvenes pelotaris, había algunos veteranos: Santiago Urizar “Santichu”y Julián Arrate. Para cuidar la seguridad y comportamiento del grupo de chavales fue contratado Jenaro Arrate “Txorixe”, también de Markina, que de joven fue pelotari y más tarde intendente de algunos frontones. Una de las primeras acciones de Jenaro Arrate fue que los chavales al mismo tiempo que se dedicaban a la pelota, asistieran a clase en un colegio, para que fueran formándose culturalmente.

En aquella época de la guerra civil asistía mucho público al frontón, mayoritariamente militar. Pero, poco les duró esta primera experiencia a los jóvenes pelotaris, ya que cuando sólo llevaban jugando mes y medio, la empresa tuvo que prescindir de los pelotaris menores de 16 años, al recibir muchas quejas por el hecho de que no eran aptos para actuar en partidos donde había apuestas con corredores. Mes y medio más tarde, también fueron eliminados los pelotaris que se habían quedado, entre ellos el eibarrés Jesús Cortazar. Fueron reemplazados todos ellos por señoritas raquetistas.

Años más tarde, el frontón fue convertido en cine. El período corto de tiempo que los jóvenes pelotaris estuvieron en Salamanca, estuvo salpicado de divertidas anécdotas propias de la juventud inexperta. Relataremos algunas de estas anécdotas, ya que no podemos hacerlo de hazañas pelotísticas: Una de las anécdotas sucedió cuando los jóvenes pelotaris asistieron al funeral de la mujer de uno de los socios de la empresa del frontón. Cuando llegó la hora de dar el pésame al viudo, se les dijo a los jóvenes pelotaris que también lo hicieran ellos. Poco o nada acostumbrados a cumplir con estos requisitos, cada cual puso su mejor intención en cumplir con este deber cívico, y cada uno tuvo que ir improvisando su pésame particular, por lo que allí se escucharon algunas “enhorabuenas”, entre otras cosas. ¡Qué pensaría el pobre viudo!

Entre los jóvenes pelotaris era una constante, desde que llegaron a Salamanca, el quejarse de casi todo, sobre todo de las comidas y también de las bebidas. Todo lo diferente a lo que estaban acostumbrados, era malo para ellos, como por ejemplo, el sabor a laurel en las comidas. Y eso, a pesar del apetito que tenían en plena guerra civil, en la que escaseaban los alimentos. No conformes con el vino que les servían en las comidas, llevaron un botellín del “imbebible” vino al frontón, para protestar ante la empresa. Mientras llegaba el momento oportuno para presentar su protesta, colocaron el botellín –ya abierto- encima de una taquilla (armario) en el cuarto de pelotaris. Pasaron algunos días sin que nadie se acordara del botellín, hasta que el pelotari “Axpe” entró en el cuarto de pelotaris después de haber jugado un partido, y al ver el botellín de la protesta, les dijo a sus compañeros: “A que bebo el vino ese, sin tocar el botellín con las manos”. Ante la cara de incredulidad que ponían los demás pelotaris, hizo que colocaran el botellín en el suelo, y acto seguido comenzó la improvisada operación ante la extrañeza de sus compañeros. “Axpe”, se agachó hasta la altura donde estaba el botellín en el suelo, introdujo la punta del botellín en su boca y lo sujetó con los dientes, acto seguido se fue elevando al mismo tiempo que volteaba el botellín para arriba y… ¡glub¡ ¡glub¡ ¡glub¡, hasta finalizar el menospreciado líquido. Ante esta demostración, los jóvenes pelotaris se quedaron sin argumentación para protestar ante la empresa, de la mala calidad del vino.

Siguiendo con las quejas sobre las comidas, había un plato que les causó gran rechazó: los chipirones en su tinta. Los jovenzuelos torcían el morro como señal de desconfianza ante lo que les ofrecían, una comida muy negra que nunca habían visto. Uno de los que más protestaron fue Laca, quien decía que aquello se parecía más a “galipot”,  que a una comida; y a otros les parecía txakur kotzak (excrementos de perro). Pero dentro del grupo de los pelotaris había uno, Luisito “Prakamán”, que se comía su ración sin hacer aspavientos, y la de su compañero de al lado, haciendo caso omiso de las opiniones de los “miskiñes” (escrupulosos o de poco apetito).

Otra prueba de la inexperiencia de los chavales ocurrió cuando jugándose un partido, la pelota tocó la pared izquierda y se fue abriendo mucho, dando la sensación de que botaría en la contracancha, pero a pesar de esto el pelotari oponente se dispuso a encestarla, lo cual hizo que desde el público le dijeran sus otros compañeros: “!Utxi! ¡Utxi!” (¡Deja! ¡Deja!). Y efectivamente, el inexperto cumplió con la recomendación a su manera, pues encestó y paró la pelota, y luego la depositó suavemente en la contracancha, creyendo que así iban a dar falta a los contrarios porque la pelota iba fuera. Pero…….el que perdió el tanto fue él. En un día de clase en el colegio donde estudiaban los jóvenes pelotaris y otros alumnos de la capital salmantina, después de que el profesor diera una lección de Historia sobre la famosa batalla de “Las Navas de Tolosa”, se dirigió a uno de los jóvenes pelotaris para que le explicara algún detalle sobre el tema tratado. Al responder éste, se refirió a algo relacionado con los “nabos” de Tolosa, con el consiguiente revuelo general. Nos podemos imaginar la que se armó allí, en aquel ambiente culto de Salamanca, donde está la famosa Universidad.

Me contó Lucio Barrenetxea, que en el corto espacio de tiempo que estuvieron en Salamanca, tuvo ocasión de conocer y tratar con el torero Curro Caro, quien estando haciendo la mili en Salamanca, asistía al frontón y entabló amistad con los pelotaris. Un día que el torero estaba presenciando los partidos, otro militar de graduación superior le recriminó por no llevar uniforme militar, y fue castigado a calabozo. Allí fue recibiendo las visitas de sus amigos pelotaris, entre los que se encontraba Lucio. En el calabozo, Curro Caro les decía a los pelotaris que el militar que le había castigado, algún día se iba a acordar de él, como diciendo que se iba a vengar de alguna forma.

Pero las bravatas del torero terminaron en nada, pues nunca pasó nada. Algunos años más tarde, Curro Caro siguiendo con su afición a la pelota, conoció en un frontón de Madrid a la raquetista eibarresa Maritxu Lasuen, con la cual se casó después. En los años cuarenta, era habitual verle a este torero en compañía de su mujer en Eibar. Sabemos que Maritxu vivía no hace mucho tiempo en Madrid. Pero la historia siguió después, porque todos ellos jugaron en distintos frontones del mundo, distinguiéndose Rufino Laca, Imanol Ibarlucea y Lució Barrenetxea, que llegaron a jugar en cuatro continentes, excepto en Australia, donde no había ningún frontón. Llegaron a ser pelotaris destacados: Fermín Muguerza, J. Mª Laca, Martín Aldecoa, J. Luis Mandiola, Gregorio Pradera, Fernando Azpiri… José Agustín Larrañaga

Ser Y Parecer

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Ser Y Parecer

No Comments 05 enero 2014

SER Y PARECER

De todos es conocido que los frontones industriales viven de las apuestas. La pelota profesional no hubiera existido, ni existiría, sin apuestas. En cualquier entidad en la que se maneje dinero, y más en forma de apuestas, la honradez y la seriedad tienen que ser extremas. Pero es que además de ser tiene que parecer que esto es realidad.   No está de más recordar la frase: “La mujer del César no sólo tiene que ser honrada sino parecerlo”, que se ajusta exactamente a las demandas del buen funcionamiento de un frontón industrial.

Dentro de esa frase existen dos verbos (SER y PARECER) que tienen un significado totalmente diferente pero que, en este mundo que nos ocupa, van cogidos de la mano o por lo menos deberían hacerlo.

Si nos referimos al verbo SER no habrá ninguna discrepancia en cuanto a su significado. Como en todas las profesiones que existen la honradez no es una virtud, sino una obligación. Han existido pelotaris que se han escapado de esta exigencia pero, sin duda, han representado la excepción, no han llegado a manchar tal insigne profesión.   A propósito de la conducta del pelotari, D. Pedro María Beleztena decía: “Al vestir el traje blanco de pelotari, debes hacerlo con la dignidad de un sacerdote al revestirse de sus ropas talares”.

Algunos lectores se preguntarán: ¿por qué un palista profesional tiene que PARECER honrado, si ya lo es? La respuesta es simple: las personas que alimentan un frontón industrial son las que juegan dinero y por ello se les deberá corresponder con la honradez personal y transmitir la idea de que esa honradez es, asimismo, la guía por la que se rige esa empresa. El apostador de frontón, como todos los apostadores, generalmente es una persona recelosa: el dinero es la causa. Tenemos que darle motivos para que no lo sea; mejor dicho, vamos a no darle para que lo sea. ¿Cómo? Con unas reglas básicas, escasas pero importantes: que el pelotari dé en la cancha todo lo que tiene, desde el primer tanto hasta el último; que juegue con la misma seriedad, vaya como vaya el tanteador (que no parezca un palista “taquillero”); que juegue con las mismas ganas un partido estelar que uno “telonero”, un partido de campeonato que uno de los llamados “de empresa”.

En realidad, todo se resume en una sola cosa: ¡que cumpla con su obligación! Todo ello se refiere a la conducta del palista dentro de la cancha.   ¿Y fuera de ella? Es evidente: tiene que parecer honrado; que no alterne con “puntos” (está prohibido); que lleve una vida acorde con la que se espera de un deportista profesional. Mirándolo bien todo es cuestión de credibilidad. ¿Por qué a un determinado pelotari el público le chilla cuando pierde una pelota y calla ante otro, aunque falle cuatro seguidas? ¿Por qué esta diferencia en cuestión de credibilidad entre él y público? Tienen la credibilidad a la que se han hecho acreedores con sus actuaciones, tanto en la cancha como fuera de ella.

Ilustraremos con algunos ejemplos de lo que el verbo parecer puede significar entre el público. Los ejemplos del verbo ser son innecesarios. Supongamos que un pelotari va ganado por 10 tantos de diferencia, se relaja (muchas veces de manera involuntaria) y empieza a jugar queriéndose adornar, intentando hacer diferentes jugadas o entrando a la pelota de una forma indebida. Supongamos también que por ese proceder la pareja contraria le iguala el partido. ¿Qué pensará el público? Con toda seguridad: “que se ha dejado igualar”.

Un segundo ejemplo: supongamos que a 44 iguales un delantero tiene una pelota a placer en el cuadro cuatro y, queriéndose lucir, tira la pelota a 2 paredes con tan mala suerte que ésta pega en el colchón. Ahora supongamos que con el mismo tanteo, otro palista en lugar de tirar a 2 paredes pega un pelotazo tremendo con tan mala fortuna que la pelota pega en el cuadro diez en la chapa de la pared izquierda. ¿Hay alguna persona que piense que esos dos pelotaris han obrado con la misma seriedad? Los dos han perdido el tanto y el partido; pero, ¿lo han hecho de la misma forma? Los dos “han sido” igual de serios, los dos han querido ganar el partido; pero, ¿los dos “han parecido” igual de serios? Recapacitemos un poco y veremos cómo la contestación a esta pregunta es diferente.

Leamos un escrito ya alejado en el tiempo, de D. Daniel Rodríguez (“Leinad”), a propósito de la honradez en los frontones: “El tongo no es sólo el venderse un pelotari; es todo aquello que defrauda las esperanzas del público. Defrauda el pelotari enfermo que sale a la cancha para poder cobrar su premio. El que durante un partido se sienta con frecuencia sin estar cansado. El que abandona la cancha bajo pretexto de cambiarse de camisa o de alpargatas… El que dirige cargos al compañero del partido. El que juega con poco interés y mucha desigualdad”.   Llegado este momento, hay que recordar la gran importancia que tiene la figura del Intendente, mejor dicho tenía, ya que hoy en día la figura del Intendente prácticamente pasa desapercibida.

En un frontón se juega como quiere o como permite el Intendente. Ésta es una frase muy antigua que siempre se corresponde con la realidad. Y también sería bueno recordar que un Intendente no es bueno o malo por la cantidad de partidos igualados que pueda programar. Un Intendente es bueno por la disciplina y la seriedad que impone en un frontón. Todos ellos se equivocan en algunos partidos, en la elección de algunas pelotas y en la distancia de algunos saques; pero en lo que nunca se pueden equivocar es en la aplicación de una gran disciplina y de una gran seriedad para dirigir su frontón. Jesús Azurmendi (Enero 2013)

Ni unos son más, ni los otros menos

Artículos de pelota, Historias de la pelota

Ni unos son más, ni los otros menos

No Comments 19 diciembre 2013

NI UNOS SON MÁS, NI LOS OTROS MENOS Desde hace unos años, cuando la gente habla o escribe de Pelota solamente lo hace de la modalidad de Mano. Las demás especialidades parece ser que para esas personas no existen. Y eso no es cierto. Está frase parece una tontería, igual puede serlo, pero desde mis modestos conocimientos pelotísticos tengo que decir varias cosas. Sé que no van a servir de nada, pero mi conciencia seguro que va a quedarse mucho más conforme.

Yo, hasta hace años, pensaba que en frontones de pared izquierda existían cuatro modalidades de Pelota Vasca (Mano, Pala, Cesta Punta y Remonte), pero desde que escribí la historia de la Raqueta Femenina le añado también esta bella especialidad. Y a partir de contar como Pelota Vasca todas ellas mi cabreo se acentúa día a día. Ya sé que es luchar contra lo imposible, que es defender una causa perdida, que es una utopía que estas modalidades de herramienta tengan un trato equitativo…, pero, también, sé que lo tengo que hacer, que es mi obligación hacerlo, que me enseñaron a amar la Pelota Vasca en su totalidad, no únicamente una modalidad.

Sé que es luchar contra molinos…; pero me lo pide mi yo interior, porque sé que si lo hago mi corazón me lo agradecerá y al terminar el artículo mi alma descansará con una paz enorme.   A estos “manistas absolutistas”, que piensan que no existe más que ese Juego, hay que decirles lo siguiente: que la Mano es una modalidad difícil, pero no la que más dificultad tiene; que la Mano es espectacular, pero no la más espectacular; que los manistas actuales son buenos pelotaris, pero que hay otros que juegan otras especialidades que son tan buenos o mejores que ellos…, y así podría continuar escribiendo bastante más tiempo.

Que históricamente las modalidades de herramienta han estado siempre por encima de la Mano, que la modalidad reina de la Pelota Vasca siempre ha sido la Pala, así lo reconocieron grandes historiadores de la Pelota (Juan de Irigoien y José Ramón Basterra “Aitona”, entre otros) y que la especialidad más rápida y más espectacular es la Cesta Punta…

Que a finales del siglo XIX había cinco frontones largos en Madrid, que en Barcelona eran cuatro los frontones largos existentes en esa época, que en Bilbao había tres, que en San Sebastián otros tres y que se hicieron canchas enormes en Valencia, Valladolid, Gijón, Reus, Tarragona, Zaragoza…, y todos construidos para jugar a la modalidad de Shistera.   Que en el siglo XX ocurrió lo mismo, las que mandaban eran las modalidades de herramienta.

Que se construyeron hermosos frontones en Cuba, Argentina, EE.UU., Italia, Bélgica, El Cairo, Shanghái, Manila…, y en un millón de lugares más, y que jamás fue para jugar partidos de Mano. Que se construyeron frontones cortos, cantidad de ellos, en Madrid, Barcelona, La Habana, México, Salamanca, Valencia, Sevilla, Córdoba, Castellón, Vigo…, y los hicieron para jugar una modalidad llamada Raqueta Femenina y no a Mano.

Y para terminar vamos con los pelotaris, primero con los antiguos. A ver: Atano III, Gallastegi, Ogeta…, ¿han sido mejores que Txikito de Gallarta, Arakistain, Izagirre I…? ¿Han sido mejores que Abrego I, Salsamendi I, Salsamendi III…? ¿Han sido mejores que Erdoza menor, Guillermo, Orbea I…? ¿Han sido mejores que Txikita de Anoeta, Julita, La Eibarresa…? Yo creo, mejor dicho estoy seguro de que no. Es más, y esto no lo digo yo, sino que lo dice la Historia: el mejor pelotari del siglo XIX fue Indalecio Sarasketa (Txikito de Eibar) y el mejor del siglo XX lo fue Jesús Abrego (Abrego I).

¿Dónde estaban los manistas? Y si nos referimos al momento actual, ¿qué pasa? ¿Olaizola II y Martínez de Irujo son mejores que Fusto, Goikoetxea, Urriza…? Si alguien lo piensa, que me diga los motivos, pero que me los explique bien. Que sean explicaciones técnicas para convencerme, que lo va a tener “crudo”. Porque si el motivo es porque llevan mucha más gente al frontón, mi contestación es muy sencilla: ni el libro más vendido es el mejor, ni la película más vista es la mejor…

Y no hablemos del factor económico: ¿han producido más dinero los manistas que los pelotaris de herramienta? ¿Y las divisas, en dólares, que han traído los puntistas y las raquetistas? ¿Y la cantidad de dinero que generaron los palistas y remontistas en la postguerra?   También me imagino que los lectores podrán decir: “sí, pero todo eso fue en el pasado”.

Claro, tienen razón, pero hagamos una prueba muy sencilla: durante diez años le vamos a dar a las tres modalidades de herramienta (la Raqueta Femenina, desgraciadamente, desapareció en 1980) todo lo que ahora tiene la Mano: prensa, radio, tv, dinero, propaganda…, y a la Mano le vamos a dar lo que ahora tienen esas especialidades. Y dentro de 10 años veremos cómo están las cuatro. ¿Se atreverán a hacerlo? ¡Ni hablar! Mientras tanto, mientras las cuatro modalidades no sean tratadas de manera igualitaria, los “manistas absolutistas” a callarse. Jesús Azurmendi (Diciembre 2013)

Los Guarismos en la Pelota

Artículos de pelota, Cesta punta, Historias de la pelota, Mano, Pala, Remonte, Remonte (Artículos)

Los Guarismos en la Pelota

No Comments 06 noviembre 2013

LOS GUARISMOS EN LA PELOTA Jesús Azurmendi:  Aunque antiguamente, cuando dos pelotaris eran hermanos para anunciarse en lugar de guarismos se utilizaban las palabras “mayor” y “menor” (ejemplos: Erdoza mayor y Erdoza menor; Begoñes mayor y Begoñes menor), lo más natural era usar un guarismo. Norma que se sigue en la actualidad. Y se denomina guarismo al número, siempre en números romanos, que los pelotaris se ponen detrás de su nombre de “guerra”. Pero a cuenta de la utilización de guarismos tenemos que dejar claro algunas cosas:

PRIMERO.- Solamente el pelotari profesional tiene derecho a ponerse un guarismo, los aficionados jamás deberán hacerlo. Y esta afirmación no es de mi propiedad, sino que ha estado mantenida durante toda la Historia de la Pelota y avalada por todos los historiadores que han existido. D. Juan de Irigoien siempre decía que: “Un pelotari aficionado no puede nunca, bajo ningún pretexto, adueñarse de un guarismo”.

SEGUNDO.- Si el pelotari que debuta es único; es decir que en su familia no ha habido nunca un antepasado pelotari, no deberá ponerse ningún guarismo. Un mal ejemplo lo hemos tenido en los hermanos Unda (ambos palistas, uno profesional y otro aficionado), el mayor se anunciaba con Unda I y el aficionado con Unda II. En los dos casos es incorrecto. Lo correcto hubiera sido que el profesional lo hubiera hecho con Unda y el aficionado, bien con Unda o bien con su nombre de pila y su apellido.

TERCERO.- Cuando debuta un pariente de un pelotari en activo o ya retirado deberá ponerse el nombre seguido del guarismo II. Si debuta otro pariente se pondrá III, y así sucesivamente. Es decir que, aunque el pelotari esté retirado o fallecido, su guarismo se respetará siempre. Esto no se ha respetado en múltiples ocasiones. Un ejemplo lo tenemos en el actual palista Iñaki Garma, que se anuncia con el nombre de Garma y tendría que ponerse (II), porque tuvo un hermano que debutó antes que él y que utilizo el guarismo (I).

CUARTO.- Los guarismos se pondrán siempre por antigüedad del debut del pelotari. Si un pelotari es menor que su hermano, pero debuta antes, a él le corresponderá llevar un guarismo menor que el de su hermano. Ejemplo: yo soy mayor que mi hermano Fernando, pero como él debutó antes jugó con un guarismo menor que el mío.

QUINTO.- La sucesión de los guarismos deberá seguirse aunque los pelotaris sean de distintas modalidades. Un ejemplo lo tenemos en los hermanos Oreja, creo que dos de ellos fueron manistas y el mayor palista, y se anunciaron como Oreja I, Oreja II y Oreja III. Hicieron lo correcto.

SEXTO.- ¿Qué familiares pueden jugar con el mismo nombre? Aquí pueden existir discrepancias. A mi modo de ver: padres, hijos, hermanos, nietos…, y con el permiso debido: primos y sobrinos.

SEPTIMO.- Si el pelotari que debuta no es pariente de alguien que juega o ha jugado con un nombre, no deberá apropiarse de ese nombre bajo ninguna circunstancia. Ejemplo: en los años de Totorika hubo un palista que se anunció con el nombre de Ermua, no siendo pariente de otro Ermua que había jugado 50 años antes. No debió hacerlo. Imaginemos que ahora debuta un puntista que se apellida Txurruka, ¿sería correcto que jugase con ese nombre? Mi opinión es que no.

OCTAVO.- Todos los pelotaris parientes deberán jugar con el mismo nombre, diferenciándose solamente en el guarismo. Un mal ejemplo lo tenemos en los hermanos Piedra. Los tres fueron palistas: el primero y el segundo se anunciaron con su apellido y los guarismos (I) y (II), pero el tercero como nació en Durango jugó con el nombre de Durangués. Ya sé que cada uno puede elegir el nombre que le apetezca, pero lo correcto hubiera sido Piedra III.

NOVENO.- Si el pelotari, como primero de la saga que es, se anuncia con un nombre, el segundo deberá ponerse el guarismo (II) y no el (I). Un mal ejemplo lo tenemos en la dinastía Arrigorriaga. El mayor jugó con ese nombre, nació en esa localidad, pero el segundo lo hizo como Arrigorriaga (I) y el siguiente como Arrigorriaga (II). Muy mal los dos. Pero el cuarto de la saga, hijo del que la fundó, lo hizo con el nombre de Arrigorriaga IV. Se salto el guarismo (III) para respetar la dinastía, en mi opinión hizo lo correcto. De esta manera ocurre que el pelotari Arrigorriaga III no existió.

DÉCIMO.- El pelotari deberá anunciarse, bien con el apellido, bien con Txikito de…; pero, salvo rarísimas excepciones, lo hará con el nombre de pila. Ha habido algunos pelotaris que han jugado con su nombre de pila: Roberto y Pastor (palistas), Guillermo (puntista), Raúl (remontista)…; pero, por regla general, dejaremos que sean las mujeres pelotaris las que los utilicen: Emilia, Petrita, Paquita (raquetistas). Y por último, veamos el caso de un manista en activo: el hijo de Julián Retegi, que se anuncia con el nombre de Retegi Bi. ¿Cuál es el motivo por el cual no ha seguido la numeración de la dinastía? No lo sabemos, ¿será para que la gente sepa que es hijo del gran Retegi II? Personalmente, me parece una tontería. Y en la Pelota Vasca cuantas menos tonterías haya mejor.   Todo esto que he escrito no es más que mi opinión, pero basada siempre en la tradición, y no olvidemos nunca que la Pelota Vasca es, además de un deporte, tradición de un pueblo, y merece guardar unas normas.   Jesús Azurmendi (Noviembre 2013)

La sabiduría del ignorante

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos), Sin categoría

La sabiduría del ignorante

No Comments 16 octubre 2013

LA SABIDURÍA DEL IGNORANTE

Jesus Azurmendi

En todos los frontones, como en todos los órdenes de la vida, existen los ignorantes. Para mí existen dos grupos de ignorantes: en el primero, podríamos incluir a los que son conscientes de ello; y en el segundo entrarían los que no lo son.

El primer grupo lo podríamos dividir entre a los que no les interesa aprender y a los que sí quieren hacerlo. Para aquéllos de este primer subgrupo, mi respeto. Si no quieren aprender, son libres de hacerlo: van a ver un espectáculo sin más. ¿Que no les interesa saber los secretos del juego? Perfecto. Pagan su entrada, en algunas oportunidades apuestan a cualquier color y se olvidan del resto. A todos, repetimos, nuestra consideración.

La curiosidad mueve al subgrupo de los que quieren aprender: preguntan ¿qué clase de pelota le conviene a ese pelotari?, ¿por qué ha perdido esa pelota?, ¿por qué saca de esa manera?… Quieren aprender y lo intentan de la única forma que tienen para hacerlo: preguntando. El problema radica en a qué persona recurrir, porque si no es la adecuada solamente aprenderán conceptos equivocados.

El grupo de los “sabios” podríamos dividirlos en dos: los que afortunadamente no lo demuestran y los que sí. Los primeros, ¡allá ellos! Son personas que pagan su entrada, apuestan un dinero y, si aciertan, piensan que es la lógica consecuencia de su buen criterio. ¡Cómo van a fallar, si lo saben todo! Si no aciertan suelen pensar “otras cosas”, pero se callan. ¡Menos mal!

Y por último, cómo no, en todos los frontones existen los “listos”, los que se consideran grandes conocedores de la Pelota, que están por encima del resto y, además, lo pregonan a lo largo de todo el recinto. En voz alta, por supuesto, ya que la gente debe reconocer todo lo que ellos “saben” ¡Faltaría más! Son los que te agarran por su cuenta y te dan la “brasa” y hablan y hablan, y te sueltan una sarta terrible de incongruencias. Tienen “explicaciones” para todo el mundo. Su perorata es exagerada, atronadora e incongruente. Y lo que es más grave: son los que cuando mantienes con ellos una conversación sobre Pelota no aceptan los argumentos estudiados a fondo y se empecinan en sus teorías. No saben razonar el porqué, para acabar concluyendo que  ellos ya saben todo sobre Pelota porque llevan un tiempo frecuentando el frontón (bastante menos que tú) y tienen autoridad suficiente para conocer los secretos del juego:”¡Te lo digo yo, que de esto sé mucho!”, ese es su único argumento. Es lo que yo llamo “La sabiduría del ignorante”.

Y uno se queda perplejo ante tamaña barbaridad. Recuerda que ha nacido en un frontón, que procede de una familia de pelotaris, que ha tenido muchos y muy buenos maestros; que ha jugado a la Pelota desde niño, primero como aficionado y después en el campo profesional; que, para aprender, siempre ha escuchado y escucha con atención a gente con solera; que sigue con atención los detalles del juego; que ha estudiado con ahínco y le ha dedicado muchas horas al juego de Pelota; y que, a pesar de tener todo ese “equipaje”, sólo se considera un aprendiz.

Y ese individuo que no ha jugado nunca (o si lo ha hecho ha sido en el ámbito de los amigos); que no ha tenido una tradición pelotística en su casa; que no ha estudiado las características del juego; que no ha tenido maestros para introducirle en el gran mundo de la Pelota; y que, si se nos apura un poco, hasta hace poco tiempo “lo más redondo que había visto era una onza de chocolate”, piensa que ya lo sabe todo. Intentas transmitirle tu experiencia, tratas de hacerle reflexionar, pero todo es inútil. No escucha, él va a lo suyo. Y llegado ese momento uno recapacita y le llega a la memoria aquel dicho tan verdadero, como poco usado de que: “Lavar la cabeza a un burro es perder dos cosas: tiempo y jabón”.

.

© 2013 Pilotarien Batzarra.