Historias de la pelota, Laxoa

La fabricación de los guantes (para Laxoa)

No Comments 19 enero 2012

Guantero (Para Laxoa)

http://www.oficiostradicionales.net/es/rurales/guantero/

Extracto de artículos de la web sobre oficios tradicionales de la Diputación foral de Gipuzkoa

por Carmelo Urdangarin

El juego de la pelota puede considerarse un deporte universal que se ha practicado desde la antigüedad de muy diversas maneras. Se considera que el nombre etimológicamente proviene del latín pila y que con la romanización se introdujo en Europa. En el País Vasco tiene históricamente una gran importancia llegando a formar parte de nuestro patrimonio cultural.

Como cualquier otra actividad, el juego de la pelota ha evolucionado con el transcurso del tiempo. Entre las modalidades más antiguas las llamadas directas es decir en las que los contendientes se sitúan unos frente a otros ocupando uno una parcela del terreno (como en el tenis), destacan el largo o bote luzea (que no se practica desde hace décadas) y también el laxoa (lashua). En el primero no se emplea herramienta alguna, únicamente la mano, ni exige frontis ni pared lateral, aunque sí se dispone de alguna o de ambas se utiliza para complicar el juego. La segunda modalidad en la que la pared del fondo o rebote es fundamental es, muy parecida, aunque se utilizan guantes de cuero y otro tipo de pelota practicándose en un terreno de juego mayor debido al distinto impulso que supone la utilización de la citada herramienta.

Los guantes de cuero que requiere la modalidad de la laxoa los han fabricado tradicionalmente artesanos especializados que compaginan esta actividad habitualmente con la de zapateros, manteniéndose en nuestros días una buena parte de los procedimientos del pasado. Los navarros Florentino Ibarra (1.925) de Beinza-Labayen y Eusebio Arregui (1.928) de Santesteban son dos expertos fabricantes de estos útiles.

Los guantes utilizados en el juego de laxoa son de cuero rígido, de forma enconvada y acanalada con un peso entre 900 y 1.100 gramos y de dos clases. Uno corto de unos 35 cm. de largo por 17 de anchura y otro largo de una distancia aproximada entre los puntos extremos de 45 cm. que llegan a 58 en la curvatura interior con una anchura de 17 cm. en la base y 11 en la punta. El jugador que realiza el saque y el número utilizan esta segunda herramienta. En la parte posterior inferior llevan una manopla donde se introduce la mano con la que se maneja la herramienta.

Los dos artesanos que actualmente fabrican guantes compran cuero de vacuno sin salar, en el matadero comarcal para proceder a continuación a “ablandarlo” por inmersión durante unos tres días, en un bidón de metal que contiene cal viva. Tras quitarle los restos mayores de carne y pelo utilizando una espátula de madera, vuelven a introducirlo durante unos 25 a 30 días en cal viva rebajada (6/7 kg. por cada 150 litros de agua) para habitualmente en el río sobre una madera proceder a la lim­pieza final con un descanador. Tras el secado al aire libre (en verano unos ocho días) se procede al almacenado.

Antes de su utilización posterior se vuelve a sumergir en agua fría (2 o 3 días) para pasar a cortar el cuero de la parte del lomo del animal por el lado donde tenía el pelo, “la flor”, y que será la que reciba el golpe de la pelota para lo que se utilizan plantillas y cuchillas de zapatero. A conti­nuación se coloca muy bien estirada sobre un molde u horma de madera clavándse a la misma, para que al secarse tome la forma deseada. Lo mismo se hace con una segunda y tercera capa, colocándose esta al revés que la primera. Tras colocar un botón entre las dos últimos cueros (para coger el guante con mayor comodidad para la mano) se procede primero a cortar los sobrantes y después a pulir los exteriores con lija (antes en un torno de pedal y ahora eléctrico).

Para terminar el guante se procede a levantar la tercera capa y colocar la manopla volviéndose a coser el conjunto con doble fila (antes utilizaban una lezna y pelo de jabalí, ahora taladro eléctrico e hilo industrial).

Tras colorear el guante (se ha pasado de utilizar azafrán hervido a la cera líquida) se le da cera para que la pelota corra mejor.

La manopla se fabrica con independencia del guante comenzando por cortar un cuero “suave” a la medida requerida utilizando plantillas y cuchilla de zapatero para pasar a hacer cuatro ranuras en las que se introducen quillas que hacen de entrededos, cosiéndose todo ello a máquina. Tras colocarle dos botones de cuero (donde van a ir las yemas de los dedos) y dos tiras que nacen entre el índice y el pulgar, para que el jugador pueda sujetar debidamente su mano y tras acabar con un bordillo de badana queda la manopla terminada pasándose a unirla al guante.

La época más brillante del guante o laxoa hay que situarla a mediados del siglo XIX en que se practicaba en extensas zonas a ambos lados de la frontera incluso en Pamplona así como en algunas comarcas vizcaínas. Con la aparición del ble hacia 1.870 empieza a languidecer en beneficio de otras modalidades concentrándose en torno al Bidasoa hasta prácti­camente desaparecer. Sin embargo hacia 1.960 y gracias en buena medida a Jesús Jaimenera volvió a resurgir manteniendo actualmente una cierta actividad, poco apoyada desde las Administraciones Públicas y que Laxo Elkartea (amigos del guante) trata de impulsar.

Todos estos vaivenes han tenido gran repercusión en la producción de guantes que ha pasado del centenar anual a cifras casi simbólicas aunque el creciente destino de esta heramienta a la decoración o recuerdo turístico puede ayudar a la recuperación de su fabricación. El artesano puede conseguir fabricar un guante por día de trabajo una vez preparados los materiales. Su duración puede ser muy dilatada, siempre que se cuide con esmero y no reciba golpes. El precio ha pasado de unas siete pesetas en los años treinta a unas 15.000 y hasta 20.000 actualmente.

La continuidad de la producción de guantes está amenazada por cuanto los artesanos jóvenes no conocen su fabricación, si bien la sencillez de los conocimientos requeridos puede permitir el relevo de los actuales artesanos que conocen este singular oficio.

 

———————————————————————————————————————-

http://www.euskonews.com/artisautza/0194zbk/procesos_es.html

Extracto de la web Euskonews, sobre Artisautza (Guanteros) de Antxon Aguirre Sorondo

PROCESOS (Antxon Aguirre Sorondo)

Proceso de fabricación de una bota

Nuestro artesano.

Los principales pasos para la fabricación de una bota de monte son los siguientes:

  • La primera tarea es tomar las medidas y plantillas de los pies del cliente. Así se efectuaran unas botas “a medida” y que se ajusten a cada uno de los pies “como un guante”.
  • Con estos dibujos el artesano procede a preparar la horma. Esto es una pieza de madera que simulará ser los pies del cliente. Para ello añadirá a la horma diversos postizos para que sea perfecta replica de cada uno de los pies.
  • Procede a realizar unas plantillas en papel, las cuales le servirán para cortar las piezas de cuero ajustando a cada necesidad.
  • Prepara todo: la piel, uniendo a ella los refuerzos, objetes y demás elementos. Si va a llevar forro interior también procede a prepararlo cosiendo concienzudamente ambas partes.
  • En este momento tenemos lo que se llama “el corte” de la bota por un lado (parte de la bota sin suela). Habrá que unirlo ahora a la correspondiente suela con su plantilla interior. Para ello clava la suela a la horma y procede a clavetear con algunas puntas todo “el corte” sobre ella. Estará ya preparado para coser ambas partes.
  • Procede ahora el artesano a coser a mano ambas partes para unirlas: la suela (con su plantilla) y el “corte”. Previamente el artesano prepara el hilo de bramante a base de unir cabos de cáñamo (normalmente seis cabos por hilo, pero para pieles gruesas se hacían hilos de hasta ocho cabos), dispuestos en forma escalonada para facilitar su ensarte, retorcidos en la punta y rematados con un pelo de jabalí, cerdo o pita. Todo este hilado se impregna de pez, asegurando así su completa resistencia. Para esta labor se ayuda de una lezna de zapatero y un poco de cera que ayuda a que pase mejor el bramante.

Una vez terminada la bota, solo resta quitar la horma interior, ponerle los cordones y darle cera para que muestren toda su belleza.

Un detalle. Cuando pregunté al artesano qué tipo de piel usa para su trabajo me contestó sin dudar “la mejor. En un trabajo a mano como éste (cuando le entrevisté estaba confeccionando una bota de monte) hay que usar la mejor piel”. A él se la mandan desde una empresa de curtidos de Galicia desde hace más de 30 años.

Proceso de fabricación de un guante

Vamos a detenernos ahora en ver los pasos necesarios para la fabricación de un guante de cuero.

Al empezar el proceso de confección, la piel natural de becerro (vacuno) se introduce en una mezcla de agua y cal para su limpieza. Allí se deja por espacio de tres días, transcurridos los cuales se extrae y aclara bien con abundante agua.

Como los antiguos curtidores, Florentino procede a eliminar todos los restos orgánicos adheridos a la piel hasta dejarla completamente lisa y aséptica.

Terminada esta ingrata tarea, corta la pieza y la clava en sobre un soporte de madera, donde secará y adoptará la forma definitiva. Cuando la primera capa está ya seca (unos 3 o 4 días) coloca de igual forma otra encima y deja secar y luego otra de la misma forma. Así con tres capas se formará el guante.

Mientras tanto, el guantero prepara la manopla (que será desde donde se sostendrá la herramienta a la mano) que es metida entre las últimas capas. A partir de ese momento procede a coser todo el conjunto: las tres capas y la manopla, que quedaran formando un todo rígido y fuerte.

FLORENTINO IBARRA

Guantero
2003 / 01 / 10-17

Autor: Antxon Aguirre Sorondo

HISTORIA

El deporte de la pelota vasca, tal y como hoy la conocemos, parte del siglo XVIII. Se cree que es una variante del “juego de paume” (el lusus pilae cum palma) que durante la Edad Media fue muy popular entre las clases urbanas de toda Europa y en especial en Francia. Sabemos, por ejemplo, que en el año 1292 París contaba sólo con ocho librerías, pero en cambio había trece artesanos fabricantes de pelotas de “paume”. El rey Carlos V de Francia introdujo el juego en los salones del Louvre habilitando dos pisos enteros del gran palacio real a tal fin. Una línea trazada en el suelo separaba a los adversarios que intercambiaban lanzamientos a golpe de mano. De este “jeu de paume” derivan nuestra pelota vasca y las demás modalidades que también se practican en Europa, como el tenis y las demás variantes.

La primera modalidad autóctona de juego de nuestra pelota vasca fue el llamado bote-luzea: los contrincantes se colocaban en campos enfrentados, como en el tenis, y se lanzaban la pelota con la mano (pelotas de caucho recubierto de lana, hilo y cuero en capas superpuestas, llegando a pesar más de cien gramos y por ello causa de frecuentes lesiones).

La existencia de topónimos en zonas de pastoreo como los de “pilota-soro” o “soropil” hace suponer que fue una modalidad usada por nuestros pastores para matar el tiempo. Por otra parte el que al tocón que sirve para el saque en la modalidad de “laxoa” o de guante se le llama bota-arri (arri=piedra) a pesar de ser hoy de madera, quizás sea una pervivencia de dicho “deporte de pastores” que usaban una piedra para hacer botar la pelota del saque.

Anécdotas de la pelota, Historias de la pelota, Laxoa, Pelota y bertsolaritza

EL PARTIDO MAS FAMOSO QUE JAMAS SE HA DISPUTADO DE LA HISTORIA DE LA PELOTA: EL DESAFIO DE IRUN DE 1846

3 Comments 03 enero 2012

Guante Laxoa: La modalidad mas antigua de  la pelota vasca

por Tiburcio Arraztoa Urrutia (Irurita, Baztan, Nafarroa)

El domingo 9 de agosto de 1846 se celebró en la plaza de Urdanibia de Irún ante 12.000 personas un partido de Laxoa entre guipuzcoanos y vasco-franceses, el partido más famoso que jamás se ha disputado dentro de la Historia de la Pelota.

La época en que se ubico este desafío, mediados del siglo XIX, corresponde quizá al momento más brillante por el que ha pasado la Pelota Vasca. Abundan los grandes desafíos entre los distintos pueblos, regiones e incluso internacionales justificados por la presencia en cada pueblo de pelotaris de alta y justificada fama, se desarrolla el puro amateurismo y el pelotari defiende con todas sus fuerzas el prestigio y honor de su pueblo. Estos encuentros, que movilizan a toda la comarca, representan un auténtico acontecimiento, que comienza con la misa presidida por el Ayuntamiento y termina invariablemente en la posada del pueblo alternando el sonido del txistu y los bertsos.

 

La mayoría de los autores y trabajos publicados a la hora de analizar este histórico partido de Irún incurren en un error fundamental, pues hablan de que la modalidad utilizada en el desafío fue el Rebote. Nada más lejos de la realidad. Se puede afirmar taxativa y rotundamente que la herramienta y juego del acontecimiento fue el Guante o Laxoa.

En primer lugar, la modalidad reina en toda Euskal Herria en aquella época era el Laxoa. Es un hecho históricamente constatado que la chistera de mimbre, la herramienta que se emplea en el Rebote, nació en el año 1 857, o sea, once años más tarde de la fecha del partido de Irún. Fue, tal y como se ha señalado en el apartado dedicado a los “Guantes”, Jean Dithurbide de Senpere, conocido como Gaintchiki el herrero, quien ¡deó la nueva herramienta y el nuevo mecanismo de jugar. Y como también figura en el mismo apartado, en el Museo Vasco de Baiona se conserva la herramienta, el guante de cuero, que Gaskoina utilizó en dicho partido con la siguiente inscripción: “Guante de cuero utilizado por el pelotari Jean Erratchun Gaskoina de Hasparren (Laburdi) durante el legendario desafío del 9 de Agosto de 1 846 en Irún (Guipúzcoa) marcado por la victoria del equipo labortano”. Por otra parte, en el bando vasco-francés figuraba el cura baztandarra Joaquín Gamio, que a buen seguro como buen baztandarra desconocía el juego de Rebote, lo mismo que sucedía en el Valle. El hecho de que en cada equipo se alinearan cinco pelotaris ha hecho sostener a los desconocedores del Laxoa la teoría del Rebote, ignorando que, aunque actualmente son cuatro los componentes, antaño también jugaban cinco pelotaris en cada equipo de Laxoa y viceversa, es decir, cuatro en los conjuntos de Rebote. Además, todas las interpretaciones que se han hecho sobre el desafío de lrún han sido realizadas bastante tiempo después de su celebración, siempre desde el análisis y punto de vista vasco-francés, cuando el Rebote ya se había impuesto allí y el Laxoa les era desconocido al haber quedado arrinconado en las zonas de Baztán y la Regata del Bidasoa. Hay que tener en cuenta que las referencias de la época que nos informan sobre el partido no nos proporcionan datos técnicos sobre el juego, sino que únicamente inciden en aspectos pintorescos, tan del gusto francés.

 

Por el bando vasco-francés jugaron Gaskoina, apodo de Jean Erratchun, restador de Hasparren, de 29 años; el cura Joaquín Gamio de Liga (Baztán), restador de 39 años; Dominique Harriage, de Hasparren, de 26 años; Dominique Saint-Jean “Eiharakoa”, al que llamaban Domingo el Zurdo, sacador de Ustaritz, de 23 años y contrabandista de profesión y finalmente Domingo Ezpeleta “Ezpeletarra”. De fa alineación guipuzcoana se tienen muchos menos datos, aunque se sabe que integraron la formación Manuel Azpide “Melchor”, “Tripero”, un tal Lopetegui, “Molinero” y un quinto cuyo nombre se desconoce.

 

El más célebre de todos los participantes es, sin duda, Gaskoina, un pelotari al que aluden continuamente los escritores de Iparralde de su tiempo, presentándole como un hombre corpulento, gordo, macizo, de hombros caídos, poco elegante y bastante indiferente. Cuentan que el abbé Souberbielle, director del gran seminario de Baiona, comentando en clase un pasale de Bossuet, algunos años después del partido de lrún, manifestó que él, puesto a elegir entre ser Gaskoina o ser Bossuet, hubiese optado por el primero. Gaskoina murió en su pueblo natal Hasparren el año 1 859, a la edad de 42 años, durante una epidemia que devastó la villa. El escritor Pierre Laffite relata cómo para levantar el ánimo de la población acobardada, el párroco de Hasparren, el poeta Gracián Adema, tuvo la idea de organizar los partidos de Pelota más interesantes que pudo. Gaskoina, que al tiempo de la celebración de uno de estos partidos estaba agonizando, se hizo contar tanto por tanto lo que iba aconteciendo en el trinquete situado enfrente de su casa, en el “Hotel du Jeu de Paume”, interesándose, incluso, por el resultado final: “Jakin nahi nuke nork ¡rabazi duen”.

 

Comenzó el partido favorable a los guipuzcoanos o probintzianos como entonces se les conocía, que se adelantaron merced a las dudas de Gaskoina y el mal juego de Gamio, que como español era el centro de todas las sospechas. Poco a poco, Gaskoina fue encontrando su lugar en la plaza y con una maravillosa sucesión de ¡ugadas igualó el partido. Los juegos se sucedían y rara vez había más de un kintze entre ambos equipos, hasta llegar a dos kintzes del final. La situación era extrema, dramática. Entonces, un francés ofreció a Gaskoina un par de bueyes si conseguía acabar el partido y Gaskoina hizo el tanto siguiente, pero en la jugada posterior, Gamio le robó la pelota y de nuevo los equipos se igualaron. En ese momento, Gaskoina hizo una raya y ganó la siguiente jugada y con ella, el partido. Regresó a Francia escoltado por sus amigos, quienes sospechando mala fe, no le dejaron aceptar un trago ni un cigarro en suelo español. Además del par de bueyes, Gaskoina ganó 4.000 francos.

 

A este partido también se le ha llamado “el partido de las tachuelas”, pues tan pronto como empezó, una alfombro de clavos apareció en la plaza en honor a Gaskoina, que acostumbraba a jugar descalzo y un grupo de españoles sobornó a un francés amigo de él, para que le diera frecuentes tragos de su propia boto de vino, con la esperanza de emborracharle. Ninguna de estas artimañas tuvo éxito, pues las duras plantas de los pies de Gaskoina ignoraban las chinchetas. En cuanto a los odres de vino, el prudente ganadero francés, los había llenado… jde sopal

 

El partido debió haberse jugado el día anterior, sábado, pero el mal tiempo obligó al aplazamiento, y los forasteros, muchos de los cuales habían llegado días atrás, se vieron en la necesidad de acampar en los aledaños de la plaza. La impresión de un exilio la acrecentaban quienes se llevaron sus parejas de bueyes, cerdos y demás enseres para apostárselos. La ciega pasión de la apuesta incitó a otros, que carecían de bestias de trabajo o no tenían dinero, a jugarse la cosecha del año siguiente. Los judíos de Baiona, entre ellos un estudiante que arriesgó 40.000 francos, apostaron grandes cantidades contra los guipuzcoanos. Un latonero guipuzcoano perdió su negocio, existencias, dinero y dos mulas; un aldeano jugó su caballo contra cuatro o cinco onzas de oro; otro perdió su rebaño de cien ovejas y doscientos corderos. Los guipuzcoanos, que habían venido con una mulo cargada de duros, “la vieron enseguida aligerada de peso”. Se cuenta que habían traído palomas mensa jeras para anunciar la victoria en San Sebastián, pero se equivocaron de camino y tomaron la ruta del Baztán e Iparralde:

“Bainan usoa zaie bidean trunpatu,

Donostia utzirik, Laphurdin da sarthu”.

El monto total de las apuestas se calculó en doscientos mil francos, cantidad extraordinaria si se tiene en cuenta que 1as monedas tenían en aquellos tiempos paridad con el oro. Es necesario imaginar que entonces en España, la unidad monetaria corriente era el real. También se dieron proposiciones inmorales, como la de un “rico hidalgo” que antes del partido, ofreció a Gaskoina 8.000 francos por dejarse ganar, a lo que el pelotari prometió contestar “dos horas más tarde”. El tomaba parte en la competición por cuenta ajena, por cuenta de las clásicas “sociedades” que cuidan y mantienen a los pelotaris durante la época preliminar a las apuestas. Según “Le Mémorial des Pyrénées”, los “apustularis”, agradecidos, decidieron premiar a Gaskoina con 3.000 francos y una pareja de bueyes, añadiendo que “algunas ganancias más de esta índole y pronto Gakoina será tan poderoso como el cura de Lesaka, que ha ganado 40.000 francos jugando a la pelota”. Se supone que se referirá al cura Juan Bautista Iribarren, quien, al contrario que Gamio, sí hizo caso al Obispo de Pamplona y no participó en el partido. Por su parte, el cura Gamio hubo de salir ese mismo día exiliado a Francia al haber hecho caso omiso de la prohibición del Obispo respecto a los clérigos y los partidos de Pelota. Al tiempo volvió a su pueblo a lomos de un hermoso caballo, recompensa por sus méritos como pelotari en el partido de Irún.

 

Este desafío de Irún ha sido tratado por diversos autores. El historiador Daranatz en su obra “Curiosités du Pays Bosque” reproduce las crónicas de “Le Phare des Pyrénées” y “Le Mémorial des Pyrénées”. También aparecen citados “La Sentinelle des Pyrénées”, “El Mémorial Bordelais” y hasta el lejano “Journal du Havre”. Bajot, a su vez, en “Eloge de la Paume” reproduce esta información periodística y Christian d’Elbée publicó en la revista “Gure Herria” (1923) una carta del famoso pelotari Chilhar, cuyo padre asistió al partido. De todas formas, los datos más interesantes nos los proporciona el anónimo bertsolari que compuso las estrofas correspondientes a “Irungo Piloto Partidaren Kantia”.

 

IRUNGO PILOTA PARTIDAREN KANTIA

 

Piloto partida bat Irungo herrian

Probintziarren eta Frantsesen artian.

Jaun apez Baztandar bat zen frantsesekilan,

gidari gobernadore kuraiarakilan;

etorria zen h,prat molsa onerakilan bitoriaren ~rka Frantseserekilan.

 

Probintzian lende estimagarria,

gazteria juzia da pilotaria;

orai arte bazutan bethi bitoria,

azpitik zadukaten Eskualdun herria,

bainan orai Frantses bat, guti iduria,

Baztandar jaun batekin dute nagusia.

 

Jaun aphezaz, Gaskoinaz, girade mintzatu,

bertze lagunak orai nahi’tut aiphatu:

Hazpandarrak diote ederki botatu,

eta Uztariztarrak guziak xarmatu;

Baztane’ta Frantzia dire koronatu

eta Probintziarrak tristerik gelditu.

 

Ez da posible, jaunak, kasik sinhestia

konfidantzia nola zuten ezarria:

garbitu nahi zuten arrai guzia;

bainan etxerakoan heien dolorea!

Mandoak Irunen galdu kargaren erdia.

 

Probintziarrak ziren ongi preporatu,

mandoa trebeseko duroz zen kargatu;

galtzeaz duda gabe ez ziren orhoitu;

abilak dire bainan hek ere trunpatu,

Español moneda da Frantzian frankatu,

mandoa etcherakoan kargak ez kolpatu.

 

Probintziarrek zuten prekozionea,

berekin ekarria pertsu emailea;

berendako zaukaten arras bitoria,

urrun zen pentsatzea partida galtzea;

kanturik egin boda, ez daite egia;

erretzen ahal dute oraiko kopia.

 

Urgulutan zirela ez dugu dudarik

ez zutela ez pentsatzen partida galtzerik,

uste zuten Frnatzian ez zela gizonik,

heien kontra pilotan atheroko zenik;

jakin bezote orai Lapurtarren ganik,

Probintzio ez dela munduan bakarrik.

 

Irunen in derauku urhezko uria,

bainan ez baliatu hainitz Probintzia;

Frantziako alderat zuen ixuria,

aise doratu dugu Phausuko zubia,

aintzinetik bantatzea ez da zuhurtzio,

Jaungoikoak eman deie punizionea.

 

Bitorios balira Irunen gerthatu,

usoño bat behor zen airean partitu:

Frantses kasto guzio zutela garbitu,

miseria gorrion zirela gelditu;

bainan usoa zaie bidean trunpotu,

Donostia utzirik, Laphurdin do sarthu.

 

Arraio demonio! Goskoin trunko hori,

bizitik bai loretik ederki duk han!

Egundain holakorik ez diagu ikusi,

horrekin behar diogu pilotan ikasi;

Frantses pikaro hoier ez zoie itsusi,

Laphurdi Probintzion pilotan nagusi.

 

Probintzian bazuten pilotan urgulu,

bainan oraiko huntan beharko zaphatu;

Frantsesa uste gabe zaie nagusitu.

Zer gisaz behar dire orai kontsolatu?

Heien fama guzia Laphurdin da sarthu,

bi urtheren dolua behar dute hartu.

 

Adios Probintziarrok, orai bagoazi,

despendio sariak ditugu irabazi;

baldin berriz hortzeko gosturik baduzi,

ez zituztegu nahi errenguran utzi;

mando mula eder hori ongi karga zazi,

plazer duzunean, gaztio daukuzi.

BIBLIOGRAFIA: Guante Laxoa, La modalidad mas antigua de la pelota vasca por Tiburcio Arraztoa Urrutia (Irurita, Baztan, Nafarroa) paginas 135 – 141 (año publicación 2004)

Editado para PILOTARIEN BATZARRA por dco1971

Artículos de pelota, Cesta Punta (Artículos), Errebotea, erremontea, Laxoa, Mano (Artículos), Pala (Artículos), pasaka, Remonte (Artículos), zesta punta

EVOLUCIÓN EN LOS DEPORTES ESTRATÉGICOS VASCOS: REMO, PELOTA VASCA Y HERRI KIROLAK IÑAKI MENDIZABAL ELORDI PERIODISTA Y PROFESOR

No Comments 02 noviembre 2011

 

Históricamente los distintos deportes han evolucionado, principalmente, por dos motivos: 1. Merced a un cambio planificado. 2. Tras un hecho aislado –fortuito o no– que produce o lleva al cambio.

 

En los Deportes Estratégicos Vascos (Remo, Pelota vasca y Herri kirolak) se ha dado mucho más de lo segundo que de lo primero, porque para planificar algo sustancial, para plantar la se- milla de la innovación, se necesitan unas condiciones básicas, un terreno abonado que alimente o sustente ese salto cualitativo o cuantitativo que necesita todo deporte para seguir avanzando o para adecuarse mínimamente al entorno social en el que se practica. Estas condiciones con- forman ciertas estructuras, incipientes plataformas organizativas que son las que formulan los planteamientos estratégicos, que a su vez desembocan en el necesario avance de un deporte concreto, impulsando o creando reglamentos, competiciones, invirtiendo capital, etc…

 

Los Deportes Estratégicos Vascos han sobrevivido durante decenios, y en algunos casos durante siglos, arropados por el pueblo llano, y, sobre todo, por las apuestas –clandestinas o no-. Las apuestas han sustentado infinidad de modalidades y disciplinas deportivas en Euskal Herria, pero ese dinero apenas se ha reinvertido en las mismas. Por tanto, las apuestan han servido para mantener vivos estos deportes, pero no han ayudado mucho en su evolución posterior.

Además, muchas de estas disciplinas se han movido durante siglos en el terreno ama- teur –quitando algunos ejemplos puntuales, como el joko-garbi, la pala, la cesta-punta o, posteriormente, la mano–, por no decir que han sido completamente marginales o propias de segmentos sociales muy localizados – los arrantzales y el remo; los baserritarras y las Herri kirolak-. Y las que no han estado marginadas, como la cesta-punta, no han sabido aprovechar sus ventajas históricas –por distintos motivos-.

201CONGRESO VASCO DE DEPORTE RETOS Y RESPONSABILIDAD SOCIAL 17~18~19 JUNIO 2009

202

Otro factor que en ocasiones ha impedido el progreso de los deportes vascos ha sido la propia tradición. Igual que las apuestas, la tradición ha servido para mantener vivas muchas disciplinas deportivas, pero luego esa misma postura inamovible ha dificultado la transforma- ción y evolución de muchos de nuestros deportes. Después se ha demostrado –no sólo en los deportes vascos- que tradición y modernidad pueden ir de la mano.

 

El panorama socio-político, sobre todo del siglo XX, tampoco ha facilitado la evolución de los Deportes Estratégicos Vascos. Al margen de que algunas de estas disciplinas tuvieran poco predicamento entre la población vasca en general, no cabe duda de que la falta de instituciones propias ha impedido que alguno de estos deportes se desarrollara con más rapidez. El autogo- bierno ha atenuado el declive de muchas de las disciplinas, aunque estos esfuerzos no siempre han obtenido los resultados esperados. De hecho, los cambios más significativos de las últimas décadas han sido impulsados desde el ámbito profesional y casi siempre han llegado provoca- dos por algún cisma empresarial u organizativo –Ejemplos: la mano y el remo.

 

Todas estas circunstancias –y otras menos influyentes- han hecho que los Deportes Es- tratégicos Vascos no hayan progresado con la celeridad y el rigor con el que lo han hecho otros deportes. Así, la historia nos muestra que nuestros deportes han seguido otros caminos –más tortuosos y originales- para avanzar. Las acciones concretas de algunas personas, hechos más o menos fortuitos, accidentes, circunstancias meteorológicas, decisiones arbitrarias o los cambios propios de la historia –mejoras tecnológicas, descubrimientos de otros materiales…- han podido más que ninguna planificación –que casi no se ha dado hasta finales de los ochen- ta del pasado siglo XX-. Hay casos de cambios planificados, sí, pero éstos se han dado sobre todo en los últimos dos decenios, y varias circunstancias han propiciado estos cambios:

 

• El AUTOGOBIERNO, que ha favorecido el nacimiento de EiTB, un grupo que ha inci- dido notablemente en la transformación de muchos de estos deportes –sobre todo en la mano, el remo y la aizkora-.

 

• SHEE o IVEF. En este centro se han formado varias generaciones de técnicos y se han aplicado entrenamientos específicos para pelotaris, remeros, etc…

 

• FEDERACIONES. La mayoría se crearon a principios de los ochenta, pero al ceñirse sobre todo al campo amateur, en muchos casos queda por definir su papel en el plano profesional o empresarial. Además, las más de las veces cuentan con recursos muy limitados.

 

EJEMPLOS DE INNOVACIONES ARBITRARIAS, CAPRICHOSAS O INTUITIVAS

 

PELOTA VASCA

 

• Cesta-punta. La inventó a finales del siglo XIX Melchor Guruceaga, en Buenos Aires (sentía molestias en la muñeca y transformó la xistera tradicional, dotándola de más fondo y de una curvatura diferente).

 

• Xare. Esta herramienta la inventaron unos niños que no tenían dinero para pagar guantes o xisteras.

 

• Frontón. Se inventó por casualidad, para proteger el juego de pelota, no para jugar con ella.

 

• Casco: Primero se utilizó en La Habana (1961) y luego en los Estados Unidos (1966). En ambas ocasiones dos accidentes provocaron que las empresas obligaran a sus pelotaris a llevar casco.

 

• Camisa o polo. Hasta finales de los cincuenta la mayoría de los pelotaris de las distintas disciplinas de Pelota Vasca jugaban con una camisa, hasta que el manista José María Pala- cios “Ogeta” cambió la moda, y lo hizo de un modo natural y espontáneo: un amigo suyo tenía una tienda de ropa y le prestó algunos polos blancos, con los que empezó a jugar.

 

• Cambio de color de los frontones: el verde sustituye al blanco. Fue una apuesta per- sonal del realizador de EiTB Fernando Lopetegi, decisión que en su momento fue muy criticada por sectores apegados a la tradición.

Y dos últimas paradojas que dan muestra de la poca previsión, del poco consenso y la falta de planificación que ha existido en muchos de nuestros deportes:

 

• La incorporación del látex en los materiales –en las pelotas– aumentó la velocidad de los mismos y este cambio de velocidad modificó también la forma de jugar de los pelotaris, influyendo en las posturas y en el tiempo en el que la pelota queda retenida en la herramienta, una de las claves de esta disciplina. Este cambio se impulsó sobre todo desde las empresas, pero fue una transformación invisible, silenciosa, planificada en la sombra por empresarios e intendentes. Lo dicho: esta evolución de la velocidad de la pelota ha “ensuciado” la cesta-punta, sin que nadie –ni jueces, ni federativos, ni empresarios– hayan querido poner coto al desaguisado.

 

• Los accidentes también han servido para eliminar alguna que otra innovación. Es el caso de la pala atómica, que estaba hecha de un material duro, madera de guayacán, y fue un salto cualitativo en su elaboración. La pelota salía a una velocidad endiablada y un accidente fortuito animó a los empresarios a desecharla.

 

Artículos de pelota, Entrevistas, Laxoa

LAXOA, JATORRIRA BUELTAN (KTX, EITB)

No Comments 19 julio 2011

EITB ko KTX saio tik ateratako bideo interesgarria, Laxoa, pilotaren aintzindarietako jarduerari buruz.

KTX“: Laxoa, jatorrira bueltan.


© 2011 Pilotarien Batzarra.