Arancibia y el Club Deportivo

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Cesta punta, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Arancibia y el Club Deportivo

No Comments 18 julio 2014

ARANCIBIA Y EL CLUB DEPORTIVO
En 1967 se estaba acabando de construir el nuevo frontón del Club Deportivo. Se quiso hacer uno totalmente nuevo y, por supuesto, largo. El Deportivo lo sacó a subasta –“a sobre cerrado”-, aunque eso de “a sobre cerrado” no fue verdad y lo sé de muy buena tinta.

Continue Reading

El Saque de Oroz III

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

El Saque de Oroz III

No Comments 09 junio 2014

EL SAQUE DE OROZ III

Después de leer a Zulaika sobre el prototipo de puntista ideal, me voy a atrever, y ojalá me salga la décima parte de bien, a hacer algo parecido sobre el palista idóneo. Empezaré por el delantero: como en la Pala el que debe sacar es este pelotari, comenzaré a escribir sobre el sacador. Nombraré el que para mí ha sido el mejor sacador que he visto. Lo tengo fácil: Jesús Oroz (Oroz III).

Continue Reading

La Pala Atómica

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala, Pala (Artículos)

La Pala Atómica

No Comments 03 abril 2014

LA PALA ATÓMICA
La pala atómica la inventó D. Faustino Santiago Urkidi Lamikiz (Bilbao, 18 de febrero de 1896-…?), que la mostró a Arsenio Merodio (Txikito de Gallarta) para su aprobación. Éste dio el visto bueno y la utilizó por vez primera en un partido jugado por palistas profesionales, el 19 de junio de 1947. Fue en el Euskalduna de Bilbao, con Ismael Madariaga de compañero contra Arrigorriaga II y Ermua. Y con ella llegó una pequeña revolución a esta especialidad, ya que la pelota conseguía un 20% de superior intensidad.
Era simplemente una pala de dos piezas. Una herramienta de madera de haya (generalmente poco pesada), pero que en la parte del empale tenía un injerto de otra madera más dura (generalmente de encina), en forma de cuña. Algunos privilegiados ponían esta cuña de madera de guayacán, una madera durísima, de color negro amarillento que daba a estas palas un aspecto muy llamativo. El injerto, puesto en el empale, hacía que la pelota saliera de la pala con más velocidad. Al ser una madera muy dura, y que por lo tanto no se hundía, era mucho más difícil controlar la pelota. Un accidente fortuito ocurrido en el frontón Recoletos de Madrid, el 27 de marzo de 1956, que le costó la vida al palista Luis Zenoz Alsua (Alsua II) -(recibió un fortísimo pelotazo en la parte posterior de la cabeza)-, hizo que, unos meses más tarde, la Federación Española prohibiese su uso tanto en campo aficionado como en el campo profesional.

El 1 de agosto de ese año, “Hierro” de Bilbao escribió: “Con los partidos
de ayer, nuestros pelotaris dieron el adiós a la pala atómica, prohibida por
la Federación Española a partir de hoy, primero de agosto, tanto para los
jugadores profesionales como para los aficionados. De ahora en adelante sólo se permitirá el uso de la pala de haya, de una sola pieza, sin aditamento”.

Los últimos partidos en los cuales los pelotaris utilizaron la pala atómica: Baracaldo II y Amorebieta IV ganaron 45-36 a Begoñés VII y Agirrebengoa; Zabalbide IV e Ituarte IV perdieron 41-45 ante Baracaldo IV e Inza I; Y, Zabalbide I y Cipri vencieron 30-18 a Oleagoitia e Inza II.
¿Fue acertada esta decisión? A nuestro modo de ver, no. Y compartimos totalmente la opinión de D. Enrique Abril (Oiarzun, Gipuzkoa, 3 de septiembre de 1908-San Sebastián, 1 de agosto de 1976) cuando dijo: “Esta prohibición es un curioso fenómeno de retroceso en el camino del progreso, como si algún día la Humanidad se viera obligada a frenar la velocidad de todos los vehículos en uso porque el hombre no pudiera resistirlo”.

P.D. La foto corresponde a Alsúa II

Jesús Azurmendi

Franco en el frontón Urumea

Cesta Punta (Artículos), erremontea, Historias de la pelota, Pala (Artículos), Sin categoría

Franco en el frontón Urumea

No Comments 02 marzo 2014

Franco en el frontón Urumea

A toda historia se le supone un principio y al de la herramienta profesional también. Quien sabe si, Isabel II, reina de España, en lugar de escoger San Sebastián como lugar de veraneo el año 1845 hubiera ido a otro sitio a veranear, la cesta-punta profesional habría evolucionado de otra manera; o, simplemente, no lo hubiera hecho. Nunca se sabrá. Además, fue San Sebastián la primera ciudad que proclamó reina a Isabel II el año 1832. A partir de esa fecha Donostia pasó a convertirse en la capital política de España durante los meses de verano, siendo lugar elegido para sus vacaciones por elementos de la Corte, políticos y financieros que llegaban acompañados de cuantas personas seguían sus pasos.

Es en esta época en la que surgen los primeros frontones industriales. Se da en San Sebastián, coincidiendo con el turismo aristocrático.

Franco no quiso romper la tradición monárquica y mantuvo la costumbre de, anualmente, pasar unos días en San Sebastián.

Es de suponer su afición por la pelota, en sus modalidades de herramienta, ya que Franco acudió en nueve ocasiones al frontón Urumea. Comenzando en una época, de posguerra, en la que en determinados momentos los medios informativos tenían dificultades para añadir la palabra “Vasca” al final de Federación Internacional de Pelota, motivo por el que, dependiendo de la ocasión, la encontramos o no citada en los artículos de prensa. Es lo que nos cuenta Javier Sada en su libro: “Franco en San Sebastián: A Través de la Prensa Guipuzcoana”.

SEPTIEMBRE DE 1948

“El día 4 (septiembre de 1948) Franco acudió a un festival de pelota vasca en el Urumea, recibiendo entusiastas ovaciones por parte del público que le esperaba tanto a la llegada como a la salida del recinto.

Llegó a las siete de la tarde, acompañado de su esposa, jefes de la casa militar y civil y autoridades locales y provinciales que le esperaban en la puerta del frontón. Se disputó en primer lugar un partido a pala entre Baracaldo y Aguirrebengoa contra Begoñés y Zarandona, ganando los primeros por siete tantos, a continuación se jugó a otro partido, esta vez de punta en el que Balet y Barahona ganaron a Campos y Carballer por 25-15, por último se celebró un partido a remonte entre Abrego e Iturain contra el trío Arano II, Salsamendi I y Salsamendi III, ganando el trío por tres tantos de diferencia.

Terminado los encuentros, el Caudillo saludó a todos los pelotaris, que subieron al palco, donde junto a Franco se encontraba el embajador de la Argentina, doctor Radio”.

AGOSTO DEL AÑO 1949

“A las ocho y media apareció el coche del Caudillo en el Paseo de Ramón María Lili entre los vítores y aplausos del público congregado en las proximidades. Recibido por los ministros de Asuntos Exteriores y del Aire, pasó a ocupar el palco central para presenciar los tres magnos partidos programados. Terminados los dos primeros se sirvió un aperitivo junto al ambigú del frontón, acudiendo al mismo todos los pelotaris participantes en la gala: primer partido, a remonte, Abrego I y Goicoechea I perdieron contra el trío formado por Sala, Salsamendi y Salsamendi III (19-20); segundo partido, a pala, Pastor y Aguirre ganaron a los hermanos Oroz (20-16), y, en el tecer partido, a, punta, Salsamendi (José Luis) y Aldecoa vencieron a Muguerza y Osa (20-15)”.

21 de AGOSTO DEL AÑO 1952

“Se celebró en el frontón Urumea un festival de pelota  en honor de los dos jefes de Estado. Franco fue el primero en llegar, a las cinco y cuarto en punto, junto al séquito habitual de ministros y altos cargos del Gobierno, y casi de seguido se produjo la llegada de Mr. Tubman con su esposa, hija y personal de su confianza. Carmelo Balda, vicepresidente de la Federación Internacional de Pelota Vasca, saludó a los dos mandatarios dando explicaciones al liberiano sobre las singularidades del juego. A pala, Begoñés VII y VI ganaron 35-24 a Murguía e Inza I, y, en remonte, Pagola y Salsamendi III vencieron 35-32 a Arbizu y Elizalde II”.

21 de AGOSTO DEL AÑO 1953

Con el frontón abarrotado se celebró el festival puntista, organizado en honor del Caudillo, que comenzó a las siete y media de la tarde, ocupando los principales palcos los ministros y autoridades que habían acudido a la comida de palacio.

Churruca y Sagasti (España) triunfaron sobre Reinaldo y Sarmiento (Cuba), 25-22, e Inchausti y Pistón III (España) ganaron a Agiar y Gutierrez (Cuba), 25-22″.

AGOSTO DE 1961

A remonte jugaron Olaverri y Arbizu contra Elgorriaga y Bengoechea, ganando los primeros 20-18; seguidamente, a cesta punta jugaron Orbea y Churruca contra Bengoa y Larrañaga, perdiendo los segundos por 35-18.

Entre los dos partidos, los pelotaris subieron al palco para saludar al Jefe del Estado. Franco, que a su llegada fue recibido a los acordes del Himno Nacional, salió del frontón mientras se interpretaba la Marcha Real.

AGOSTO DE 1964

(…) En primer lugar, jugaron a remonte Arbizu y Salsamendi contra Lecumberri y Areso, ganando los primeros 25-20. Terminado el partido, salieron a la cancha unos cuarenta jóvenes alumnos de la escuela puntista de Guernica, que desfilaron ante el Caudillo y le saludaron levantando las cestas. Finalmente comenzó el partido de cesta punta entre Alex y Marcelino contra Guisasola y Churruca. Cuando estaban empatados a 17 tantos, el partido era 20, Alex tuvo la mala suerte de recibir un pelotazo en la frente que obligó a suspenderlo. Llevado a la enfermería, Franco ordenó a su médico personal, el doctor Gil, que se dirigiera al vestuario para atender al pelotari. Aunque aparatoso, el accidente no registró mayor gravedad.

AGOSTO DE 1965

(…) primer partido a remonte Arbizu y Salsamendi contra Lecumberri y Ugarte, ganando los primeros 17-25. Se jugó el segundo partido a cesta punta, midiendo sus fuerzas Arrasate y Churruca (30 tantos) contra Ondarrés y Guarita (17 tantos)

AGOSTO DE 1966

(…) el primer encuentro lo jugaron a remonte Lecumberri y Ugarte contra Raúl y Arbizu, ganando los primeros 25-22. Se jugó el segundo partido a cesta punta entre las parejas formadas por Ondarrés-Goyogana (25 tantos) y Egurbide-Lasa (21 tantos).

AGOSTO DE 1967

(…) el primer partido lo jugaron a remonte Lecumberri y Arbizu contra Raúl y Ugarte, ganando los primeros 25-23. El segundo partido, a cesta punta, lo disputaron Guisasola y Goyogana contra Alex y Lasa, ganando estos últimos 25-17.

Ser Y Parecer

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Ser Y Parecer

No Comments 05 enero 2014

SER Y PARECER

De todos es conocido que los frontones industriales viven de las apuestas. La pelota profesional no hubiera existido, ni existiría, sin apuestas. En cualquier entidad en la que se maneje dinero, y más en forma de apuestas, la honradez y la seriedad tienen que ser extremas. Pero es que además de ser tiene que parecer que esto es realidad.   No está de más recordar la frase: “La mujer del César no sólo tiene que ser honrada sino parecerlo”, que se ajusta exactamente a las demandas del buen funcionamiento de un frontón industrial.

Dentro de esa frase existen dos verbos (SER y PARECER) que tienen un significado totalmente diferente pero que, en este mundo que nos ocupa, van cogidos de la mano o por lo menos deberían hacerlo.

Si nos referimos al verbo SER no habrá ninguna discrepancia en cuanto a su significado. Como en todas las profesiones que existen la honradez no es una virtud, sino una obligación. Han existido pelotaris que se han escapado de esta exigencia pero, sin duda, han representado la excepción, no han llegado a manchar tal insigne profesión.   A propósito de la conducta del pelotari, D. Pedro María Beleztena decía: “Al vestir el traje blanco de pelotari, debes hacerlo con la dignidad de un sacerdote al revestirse de sus ropas talares”.

Algunos lectores se preguntarán: ¿por qué un palista profesional tiene que PARECER honrado, si ya lo es? La respuesta es simple: las personas que alimentan un frontón industrial son las que juegan dinero y por ello se les deberá corresponder con la honradez personal y transmitir la idea de que esa honradez es, asimismo, la guía por la que se rige esa empresa. El apostador de frontón, como todos los apostadores, generalmente es una persona recelosa: el dinero es la causa. Tenemos que darle motivos para que no lo sea; mejor dicho, vamos a no darle para que lo sea. ¿Cómo? Con unas reglas básicas, escasas pero importantes: que el pelotari dé en la cancha todo lo que tiene, desde el primer tanto hasta el último; que juegue con la misma seriedad, vaya como vaya el tanteador (que no parezca un palista “taquillero”); que juegue con las mismas ganas un partido estelar que uno “telonero”, un partido de campeonato que uno de los llamados “de empresa”.

En realidad, todo se resume en una sola cosa: ¡que cumpla con su obligación! Todo ello se refiere a la conducta del palista dentro de la cancha.   ¿Y fuera de ella? Es evidente: tiene que parecer honrado; que no alterne con “puntos” (está prohibido); que lleve una vida acorde con la que se espera de un deportista profesional. Mirándolo bien todo es cuestión de credibilidad. ¿Por qué a un determinado pelotari el público le chilla cuando pierde una pelota y calla ante otro, aunque falle cuatro seguidas? ¿Por qué esta diferencia en cuestión de credibilidad entre él y público? Tienen la credibilidad a la que se han hecho acreedores con sus actuaciones, tanto en la cancha como fuera de ella.

Ilustraremos con algunos ejemplos de lo que el verbo parecer puede significar entre el público. Los ejemplos del verbo ser son innecesarios. Supongamos que un pelotari va ganado por 10 tantos de diferencia, se relaja (muchas veces de manera involuntaria) y empieza a jugar queriéndose adornar, intentando hacer diferentes jugadas o entrando a la pelota de una forma indebida. Supongamos también que por ese proceder la pareja contraria le iguala el partido. ¿Qué pensará el público? Con toda seguridad: “que se ha dejado igualar”.

Un segundo ejemplo: supongamos que a 44 iguales un delantero tiene una pelota a placer en el cuadro cuatro y, queriéndose lucir, tira la pelota a 2 paredes con tan mala suerte que ésta pega en el colchón. Ahora supongamos que con el mismo tanteo, otro palista en lugar de tirar a 2 paredes pega un pelotazo tremendo con tan mala fortuna que la pelota pega en el cuadro diez en la chapa de la pared izquierda. ¿Hay alguna persona que piense que esos dos pelotaris han obrado con la misma seriedad? Los dos han perdido el tanto y el partido; pero, ¿lo han hecho de la misma forma? Los dos “han sido” igual de serios, los dos han querido ganar el partido; pero, ¿los dos “han parecido” igual de serios? Recapacitemos un poco y veremos cómo la contestación a esta pregunta es diferente.

Leamos un escrito ya alejado en el tiempo, de D. Daniel Rodríguez (“Leinad”), a propósito de la honradez en los frontones: “El tongo no es sólo el venderse un pelotari; es todo aquello que defrauda las esperanzas del público. Defrauda el pelotari enfermo que sale a la cancha para poder cobrar su premio. El que durante un partido se sienta con frecuencia sin estar cansado. El que abandona la cancha bajo pretexto de cambiarse de camisa o de alpargatas… El que dirige cargos al compañero del partido. El que juega con poco interés y mucha desigualdad”.   Llegado este momento, hay que recordar la gran importancia que tiene la figura del Intendente, mejor dicho tenía, ya que hoy en día la figura del Intendente prácticamente pasa desapercibida.

En un frontón se juega como quiere o como permite el Intendente. Ésta es una frase muy antigua que siempre se corresponde con la realidad. Y también sería bueno recordar que un Intendente no es bueno o malo por la cantidad de partidos igualados que pueda programar. Un Intendente es bueno por la disciplina y la seriedad que impone en un frontón. Todos ellos se equivocan en algunos partidos, en la elección de algunas pelotas y en la distancia de algunos saques; pero en lo que nunca se pueden equivocar es en la aplicación de una gran disciplina y de una gran seriedad para dirigir su frontón. Jesús Azurmendi (Enero 2013)

La sabiduría del ignorante

Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos), Sin categoría

La sabiduría del ignorante

No Comments 16 octubre 2013

LA SABIDURÍA DEL IGNORANTE

Jesus Azurmendi

En todos los frontones, como en todos los órdenes de la vida, existen los ignorantes. Para mí existen dos grupos de ignorantes: en el primero, podríamos incluir a los que son conscientes de ello; y en el segundo entrarían los que no lo son.

El primer grupo lo podríamos dividir entre a los que no les interesa aprender y a los que sí quieren hacerlo. Para aquéllos de este primer subgrupo, mi respeto. Si no quieren aprender, son libres de hacerlo: van a ver un espectáculo sin más. ¿Que no les interesa saber los secretos del juego? Perfecto. Pagan su entrada, en algunas oportunidades apuestan a cualquier color y se olvidan del resto. A todos, repetimos, nuestra consideración.

La curiosidad mueve al subgrupo de los que quieren aprender: preguntan ¿qué clase de pelota le conviene a ese pelotari?, ¿por qué ha perdido esa pelota?, ¿por qué saca de esa manera?… Quieren aprender y lo intentan de la única forma que tienen para hacerlo: preguntando. El problema radica en a qué persona recurrir, porque si no es la adecuada solamente aprenderán conceptos equivocados.

El grupo de los “sabios” podríamos dividirlos en dos: los que afortunadamente no lo demuestran y los que sí. Los primeros, ¡allá ellos! Son personas que pagan su entrada, apuestan un dinero y, si aciertan, piensan que es la lógica consecuencia de su buen criterio. ¡Cómo van a fallar, si lo saben todo! Si no aciertan suelen pensar “otras cosas”, pero se callan. ¡Menos mal!

Y por último, cómo no, en todos los frontones existen los “listos”, los que se consideran grandes conocedores de la Pelota, que están por encima del resto y, además, lo pregonan a lo largo de todo el recinto. En voz alta, por supuesto, ya que la gente debe reconocer todo lo que ellos “saben” ¡Faltaría más! Son los que te agarran por su cuenta y te dan la “brasa” y hablan y hablan, y te sueltan una sarta terrible de incongruencias. Tienen “explicaciones” para todo el mundo. Su perorata es exagerada, atronadora e incongruente. Y lo que es más grave: son los que cuando mantienes con ellos una conversación sobre Pelota no aceptan los argumentos estudiados a fondo y se empecinan en sus teorías. No saben razonar el porqué, para acabar concluyendo que  ellos ya saben todo sobre Pelota porque llevan un tiempo frecuentando el frontón (bastante menos que tú) y tienen autoridad suficiente para conocer los secretos del juego:”¡Te lo digo yo, que de esto sé mucho!”, ese es su único argumento. Es lo que yo llamo “La sabiduría del ignorante”.

Y uno se queda perplejo ante tamaña barbaridad. Recuerda que ha nacido en un frontón, que procede de una familia de pelotaris, que ha tenido muchos y muy buenos maestros; que ha jugado a la Pelota desde niño, primero como aficionado y después en el campo profesional; que, para aprender, siempre ha escuchado y escucha con atención a gente con solera; que sigue con atención los detalles del juego; que ha estudiado con ahínco y le ha dedicado muchas horas al juego de Pelota; y que, a pesar de tener todo ese “equipaje”, sólo se considera un aprendiz.

Y ese individuo que no ha jugado nunca (o si lo ha hecho ha sido en el ámbito de los amigos); que no ha tenido una tradición pelotística en su casa; que no ha estudiado las características del juego; que no ha tenido maestros para introducirle en el gran mundo de la Pelota; y que, si se nos apura un poco, hasta hace poco tiempo “lo más redondo que había visto era una onza de chocolate”, piensa que ya lo sabe todo. Intentas transmitirle tu experiencia, tratas de hacerle reflexionar, pero todo es inútil. No escucha, él va a lo suyo. Y llegado ese momento uno recapacita y le llega a la memoria aquel dicho tan verdadero, como poco usado de que: “Lavar la cabeza a un burro es perder dos cosas: tiempo y jabón”.

.

Las huelgas en la Pala

Anécdotas de la pelota, Artículos de pelota, Historias de la pelota, Pala (Artículos)

Las huelgas en la Pala

No Comments 05 octubre 2013

LAS HUELGAS EN LA PALA

En los frontones de Pala ha habido algunas huelgas, pero hoy solamente voy a escribir sobre tres de ellas.

LA HUELGA DE 1921

El 1 de octubre de 1921,  en “La Gaceta del Norte”, bajo el título “Suspensión de Partidos”, apareció la siguiente nota: “Hace algún tiempo, según nuestras noticias, los jugadores de Pelota elevaron a la Empresa del Euskalduna unas peticiones en solicitud de un aumento sobre el sueldo que venían disfrutando. Parece ser que los demás jugadores hicieron idénticas peticiones a sus empresas respectivas. La respuesta dada por éstas debió ser negativa, alegando para ello diversos argumentos que desconocemos. Además, se unieron todas ellas mediante el depósito de una importante suma, para responder del compromiso. Entabladas negociaciones entre empresas y pelotaris, ambas sostuvieron sus diferentes puntos de vista, no consiguiendo llegar a una fórmula que armonizase unos y otros intereses. Concedido por los pelotaris un plazo, que terminó ayer noche, se consideraron rotas las relaciones entre Empresa  y pelotaris. Por esta causa, hoy y días sucesivos, hasta tanto haya de arreglarse el asunto, permanecerá clausurado el frontón Euskalduna”. Los frontones que hicieron causa común con el Euskalduna fueron el Principal Palace de Barcelona y el Central de Madrid. Los palistas fueron a jugar donde pudieron: al Euskel-Jai de Bilbao, La Estrella de Portugalete (Bizkaia) y Euskal-Jai de Pamplona. Fue una huelga muy dura, en la que los palistas tuvieron que pelear por poder jugar en diferentes canchas, algunas de ellas no muy apropiadas para el Juego de Pala; caso del Euskel-Jai. La huelga terminó el 11 de febrero de 1923. Fue determinante que en diciembre de 1922 se había inaugurado el Jai-Alai madrileño.

LA HUELGA DE 1931

A finales del mes de abril de 1931, un número de palistas –algunas figuras entre ellas- fueron contratados por el frontón Betis de Sevilla. Estos palistas, que estaban jugando en los frontones Euskalduna, Moderno de San Sebastián y Jai-Alai de Madrid, fueron a probar fortuna a tierras andaluzas. La Pala, como el Remonte, no triunfó en aquél frontón  –la empresa sevillana no aguantó más que hasta finales de junio- y los palistas quisieron volver a sus frontones de origen. Las empresas de dichos frontones, con la ley por delante, dijeron que admitirán solamente a los que ellas quisieran. Necesitaban a todos, pero por venganza no los querían. Los palistas tenían que hacer algo y el 1 de septiembre, en “Excelsior”, bajo el título “¿Habrá Huelga?”, se podía leer: “La junta directiva de la Asociación de Pelotaris celebró una entrevista con el gerente de la Empresa de los Frontones, para comunicarle el deseo de la Asociación de que antes del jueves de esta semana quede solucionado el asunto de la admisión de la totalidad de los pelotaris que antes figuraban en el cuadro. Los pelotaris asociados, que lo son todos, se han comprometido, en documento firmado, a sostener enérgicamente la demanda, por estimar que es de mayor justicia el no permitir que queden desamparados varios compañeros, cuya readmisión es rechazada por la Empresa”.

El 22 de septiembre, el diario “El Pueblo Vasco”, comentó la noticia: “Como consecuencia de un acuerdo adoptado en Deba el sábado por la noche (día 19), por la asamblea de la Asociación de pelotaris de Pala y Remonte, se han declarado éstos en huelga. Los partidos se celebran con personal no asociado. Las Empresas han dado cuenta de lo sucedido al gobernador civil”.

Como resultado de esta huelga, los doce mejores palistas tomaron la decisión de marchar a jugar al frontón México de la capital azteca. Estos palistas se comprometieron a enviar todos los meses, a la Asociación de Pelotaris, la cantidad de 500 pesetas.

El 3 de octubre,  el periódico “Excelsius” de Bilbao, publicó el siguiente artículo: “Sí, parece que ya está hecho el éxodo hacia tierras de México de Arakistain, Gallarta, Azurmendi, Izagirre, Solozabal, Zarraga, Jauregi, Unamuno, Patxiko Kintana, Perea y Abasolo, con contrato para seis meses, anticipo de un mes y viaje de ida y vuelta. Y los sueldos, aunque no todo lo tentadores como los que se merecen estrellas de esta magnitud,  tampoco resultan despreciables: 3.500 a 4.000 pesetas mensuales por barba. Pero la posibilidad de abrir mercado bien merece mostrarse poco exigente. Ellos, como buenos vascos, son emprendedores, y a ese natural deseo supeditan sus exigencias”.

La huelga terminó el 1 de noviembre de 1932 cuando la empresa del Duque del Infantado alquiló los frontones Euskalduna, Jai-Alai, Moderno y Jai-Alai de Zaragoza. Se jugó a Pala en los tres primeros frontones citados, eso sí, con los palistas que habían estado en México por periodo de un año.

LA HUELGA DE 1996

El 31 de mayo de 1886 los palistas, excepto cinco, que componían el cuadro de Asegarce acababan sus contratos. La empresa les ofreció a todos un contrato nuevo de 48 partidos anuales –tenían de 96-, a los palistas les pareció una limosna y no firmaron los contratos. Los cinco, que sí lo tenían en vigor (Intxausti, Juan Pablo, Daniel, Garrido y Arzelus) hicieron causa común con sus compañeros y se negaron a jugar. La verdad es que no lo podían hacer; cinco pelotaris no pueden jugar siempre.

A Asegarce se le “abre el cielo”, ya que perdía dinero, y cerró el frontón. Los palistas eligieron un portavoz -Unai Alzibar-, al que luego le volvieron la espalda nombrando otro –Jon Torre-, pero nada se arregló durante más de un año. Existieron tres empresas que quisieron explotar la Pala (Master-Jai, José Antonio Llantada y Bilbao Jai-Alai). Se les permitió a los palistas que fuesen ellos los que eligieran la empresa –cosa que jamás se debió hacer- y estos se decantaron por la de José Antonio Llantada. A este las autoridades vascas le dieron la espalda totalmente y se retiró de la puja. Las condiciones que puso fueron inmejorables: si hubiese ganancias las donaría a las escuelas de Pala, si las pérdidas fuesen menos de diez millones de pesetas anuales las asumía él, y si sobrepasase esa cantidad, el seguía asumiendo los diez millones y el resto corría a cargo de las instituciones.

El panorama se ensombreció mucho, hubo manos negras por algunos lados y por fin la huelga terminó el 1 de julio de 1997 de la mano de Master-Jai comandada por Aitor Totorika. No contrató a todos los palistas y, aunque estos habían firmado ante notario que “todos o ninguno”, no lo cumplieron.

Esto es pocas palabras como sucedieron y como se “arreglaron” estas tres huelgas. De la primera todo lo he sacado de las hemerotecas y de conversaciones con mi padre, que tuvo que jugar en el pequeño Euskel-Jai. De la segunda todo lo que he escrito, además de haberlo estudiado en hemerotecas, lo he sabido también por mi padre, que fue uno de los palistas que jugó en el frontón México durante 1931-32. Y de la tercera lo he sacado de mí cabeza, ya que en aquella época yo trabajaba en Asegarce y me sé dicha huelga de arriba abajo. Y, también, conozco hechos que no he escrito por no herir a determinadas personas, que aunque no se portaron nada bien tampoco quiero hacerles daño.

Para terminar, voy a dar mi opinión sobre las huelgas: por regla general las huelgas siempre las gana el poder, pero aún sabiendo que las vas a perder hay huelgas que las tienes que hacer por dignidad.

Jesús Azurmendi (octubre 2013)

La figura del intendente

Artículos de pelota, Pala (Artículos), Sin categoría

La figura del intendente

4 Comments 17 abril 2013

LA FIGURA DEL INTENDENTE

Cuando uno empieza a escribir algo sobre la figura del Intendente en un frontón, aunque no quiera, se puede dejar influir por las ideas y los ejemplos que ha visto desde muy joven. Intentaré que esto no suceda y que este artículo sea, más o menos, neutral. Pero también espero que quede aquí expresado lo que me enseñó mi querido aita, que fue Intendente en dos frontones: Euskalduna (1939-1957) y Principal Palace (1960-1961).

Tengo que comenzar diciendo que el Intendente debe ser la figura más importante de un frontón. Cuando una empresa va a empezar a explotar industrialmente un frontón lo primero que debe hacer es elegir un Intendente en consonancia a como quiera que el frontón funcione. Si quiere que funcione con una gran disciplina, a todos los niveles, deberá elegir para el puesto a una persona que sepa llevar ese frontón de esa manera. Si quieres a una “amable”, colega de los pelotaris…, deberá elegir una persona de esas características.

El Intendente es el que tiene que “conducir” ese frontón, con todo lo que eso conlleva: pelotaris, material, personal, partidos, tanteo de estos, público…, será el máximo y, yo diría, el único responsable del funcionamiento de ese frontón. Y para ello, la empresa le tendrá que dar el mando completo a todos los efectos. Existen varios dichos que son muy ciertos, pero creo que este que escribo es el más significativo: “dime como es el Intendente y te diré cómo funciona el frontón”.

Contaré una anécdota muy sencilla ocurrida en el frontón Principal Palace el 30 de septiembre de 1960. Al día siguiente, 1 de octubre, iba a tomar el mando del frontón el nuevo Intendente contratado por la empresa. Ese Intendente era Antonio Azurmendi, mi aita. Esa noche la empresa reunió a toda la plantilla (palistas y puntistas) en el vestuario para presentar al nuevo “jefe”. Éste se dirigió a los pelotaris y les dijo los siguiente: “a los palistas no os digo nada, porque ya me conocéis; a los puntistas os diré que todos aquellos que en la cancha os comportéis como debéis hacerlo conseguiréis de mi lo que queráis, pero a los que no lo hagan solamente os diré que duraréis muy poco en esta cancha”. Y prosiguió: “¡A propósito! Esta tarde he visto a un pelotari jugar de mala forma, hacer gestos de desagrado hacia los jueces, las pelotas, el publico y hasta hacia sus compañeros”. El pelotari, que se encontraba en el vestuario, le contestó: “¿se refiere usted a mí?” El Intendente le replicó preguntándole: “sé que juegas en América. ¿Allí te comportas como lo has hecho hoy?” El aludido respondió. “no”. Entonces el señor Azurmendi le preguntó: “¿Te parece que esta empresa, estos pelotaris, este público…, tienen menos categoría que aquellos?” El pelotari dijo: “D. Antonio, le prometo que no volverá a ocurrir”. Y ese pelotari cumplió su palabra y fue uno de los más serios y formales en aquella cancha. Con que poco el nuevo “jefe” consiguió cambiar la actitud de aquél pelotari.

Si esta figura del Intendente la trasladamos a los tiempos actuales vemos que no existe. Las empresas de Mano (Aspe y Asegarce) tienen 5 ó 6 Intendentes, pero ninguno manda. En la Pala, y esto ya es una barbaridad, el Intendente ni existe. En el Remonte, afortunadamente, hay uno. Esta modalidad se salva. Vemos que cuando un pelotari hace cosas fuera de lugar, tiene actuaciones mal educadas, falta el respeto a un juez, al público, dice barbaridades del material…, el Intendente no hace nada. Es, y en muy contadas ocasiones, la empresa la que convoca una rueda de prensa para no decir más que tonterías. Yo me pregunto ¿para qué están los Intendentes? Para nada; bueno sí, para llevar las pelotas a los lugares donde se juegan los partidos. ¿Eso es un Intendente o un chico para hacer recados?

Y para terminar, quiero exponer para que está el Intendente en un frontón: para llevar el frontón con una gran disciplina, para elegir el material con el cual se ha de jugar, para poner los partidos, para poner los saques, para sacar lo máximo de cada pelotari, para castigar a aquél que se porte “indebidamente” (el que sabe de Pelota ya sabe lo que esto significa)…, y para que el dinero de las apuestas salga a la par. Mucha gente está confundida y piensa que la labor del Intendente es sacar el partido a la última igualada, y eso no es cierto. Un partido en el cual el dinero sale a la par y el resultado es de “calle” está bien puesto. Un partido en el cual el dinero sale doble a sencillo y dicho partido acaba igualado en el último tanto está mal puesto.

Y otra cosa que me extraña mucho es cuando leo que determinado pelotari lleva 20 partidos seguidos ganados o 15 seguidos perdidos. Cuando leo eso siempre pienso lo mismo: ¿qué clase de Intendente es ese? Por supuesto, muy malo.

Sé que a algunas personas les va a sonar muy raro cosas escritas aquí. Claro que les puede sonar extraño, a ellos les han enseñado a ver el Juego de Pelota de una forma muy diferente, y sé que, también, pensarán que mi idea de la Intendencia ya está pasada de moda. Tienen razón, pero les pediría que vayan a hemerotecas y no se cansen de leer artículos de grandes periodistas de épocas pretéritas. Y que recuerden que en aquellos tiempos la Pelota funcionaba muchísimo mejor.

Jesús Azurmendi (Abril 2013)

Artículos de pelota, Cesta Punta (Artículos), Errebotea, erremontea, Laxoa, Mano (Artículos), Pala (Artículos), pasaka, Remonte (Artículos), zesta punta

EVOLUCIÓN EN LOS DEPORTES ESTRATÉGICOS VASCOS: REMO, PELOTA VASCA Y HERRI KIROLAK IÑAKI MENDIZABAL ELORDI PERIODISTA Y PROFESOR

No Comments 02 noviembre 2011

 

Históricamente los distintos deportes han evolucionado, principalmente, por dos motivos: 1. Merced a un cambio planificado. 2. Tras un hecho aislado –fortuito o no– que produce o lleva al cambio.

 

En los Deportes Estratégicos Vascos (Remo, Pelota vasca y Herri kirolak) se ha dado mucho más de lo segundo que de lo primero, porque para planificar algo sustancial, para plantar la se- milla de la innovación, se necesitan unas condiciones básicas, un terreno abonado que alimente o sustente ese salto cualitativo o cuantitativo que necesita todo deporte para seguir avanzando o para adecuarse mínimamente al entorno social en el que se practica. Estas condiciones con- forman ciertas estructuras, incipientes plataformas organizativas que son las que formulan los planteamientos estratégicos, que a su vez desembocan en el necesario avance de un deporte concreto, impulsando o creando reglamentos, competiciones, invirtiendo capital, etc…

 

Los Deportes Estratégicos Vascos han sobrevivido durante decenios, y en algunos casos durante siglos, arropados por el pueblo llano, y, sobre todo, por las apuestas –clandestinas o no-. Las apuestas han sustentado infinidad de modalidades y disciplinas deportivas en Euskal Herria, pero ese dinero apenas se ha reinvertido en las mismas. Por tanto, las apuestan han servido para mantener vivos estos deportes, pero no han ayudado mucho en su evolución posterior.

Además, muchas de estas disciplinas se han movido durante siglos en el terreno ama- teur –quitando algunos ejemplos puntuales, como el joko-garbi, la pala, la cesta-punta o, posteriormente, la mano–, por no decir que han sido completamente marginales o propias de segmentos sociales muy localizados – los arrantzales y el remo; los baserritarras y las Herri kirolak-. Y las que no han estado marginadas, como la cesta-punta, no han sabido aprovechar sus ventajas históricas –por distintos motivos-.

201CONGRESO VASCO DE DEPORTE RETOS Y RESPONSABILIDAD SOCIAL 17~18~19 JUNIO 2009

202

Otro factor que en ocasiones ha impedido el progreso de los deportes vascos ha sido la propia tradición. Igual que las apuestas, la tradición ha servido para mantener vivas muchas disciplinas deportivas, pero luego esa misma postura inamovible ha dificultado la transforma- ción y evolución de muchos de nuestros deportes. Después se ha demostrado –no sólo en los deportes vascos- que tradición y modernidad pueden ir de la mano.

 

El panorama socio-político, sobre todo del siglo XX, tampoco ha facilitado la evolución de los Deportes Estratégicos Vascos. Al margen de que algunas de estas disciplinas tuvieran poco predicamento entre la población vasca en general, no cabe duda de que la falta de instituciones propias ha impedido que alguno de estos deportes se desarrollara con más rapidez. El autogo- bierno ha atenuado el declive de muchas de las disciplinas, aunque estos esfuerzos no siempre han obtenido los resultados esperados. De hecho, los cambios más significativos de las últimas décadas han sido impulsados desde el ámbito profesional y casi siempre han llegado provoca- dos por algún cisma empresarial u organizativo –Ejemplos: la mano y el remo.

 

Todas estas circunstancias –y otras menos influyentes- han hecho que los Deportes Es- tratégicos Vascos no hayan progresado con la celeridad y el rigor con el que lo han hecho otros deportes. Así, la historia nos muestra que nuestros deportes han seguido otros caminos –más tortuosos y originales- para avanzar. Las acciones concretas de algunas personas, hechos más o menos fortuitos, accidentes, circunstancias meteorológicas, decisiones arbitrarias o los cambios propios de la historia –mejoras tecnológicas, descubrimientos de otros materiales…- han podido más que ninguna planificación –que casi no se ha dado hasta finales de los ochen- ta del pasado siglo XX-. Hay casos de cambios planificados, sí, pero éstos se han dado sobre todo en los últimos dos decenios, y varias circunstancias han propiciado estos cambios:

 

• El AUTOGOBIERNO, que ha favorecido el nacimiento de EiTB, un grupo que ha inci- dido notablemente en la transformación de muchos de estos deportes –sobre todo en la mano, el remo y la aizkora-.

 

• SHEE o IVEF. En este centro se han formado varias generaciones de técnicos y se han aplicado entrenamientos específicos para pelotaris, remeros, etc…

 

• FEDERACIONES. La mayoría se crearon a principios de los ochenta, pero al ceñirse sobre todo al campo amateur, en muchos casos queda por definir su papel en el plano profesional o empresarial. Además, las más de las veces cuentan con recursos muy limitados.

 

EJEMPLOS DE INNOVACIONES ARBITRARIAS, CAPRICHOSAS O INTUITIVAS

 

PELOTA VASCA

 

• Cesta-punta. La inventó a finales del siglo XIX Melchor Guruceaga, en Buenos Aires (sentía molestias en la muñeca y transformó la xistera tradicional, dotándola de más fondo y de una curvatura diferente).

 

• Xare. Esta herramienta la inventaron unos niños que no tenían dinero para pagar guantes o xisteras.

 

• Frontón. Se inventó por casualidad, para proteger el juego de pelota, no para jugar con ella.

 

• Casco: Primero se utilizó en La Habana (1961) y luego en los Estados Unidos (1966). En ambas ocasiones dos accidentes provocaron que las empresas obligaran a sus pelotaris a llevar casco.

 

• Camisa o polo. Hasta finales de los cincuenta la mayoría de los pelotaris de las distintas disciplinas de Pelota Vasca jugaban con una camisa, hasta que el manista José María Pala- cios “Ogeta” cambió la moda, y lo hizo de un modo natural y espontáneo: un amigo suyo tenía una tienda de ropa y le prestó algunos polos blancos, con los que empezó a jugar.

 

• Cambio de color de los frontones: el verde sustituye al blanco. Fue una apuesta per- sonal del realizador de EiTB Fernando Lopetegi, decisión que en su momento fue muy criticada por sectores apegados a la tradición.

Y dos últimas paradojas que dan muestra de la poca previsión, del poco consenso y la falta de planificación que ha existido en muchos de nuestros deportes:

 

• La incorporación del látex en los materiales –en las pelotas– aumentó la velocidad de los mismos y este cambio de velocidad modificó también la forma de jugar de los pelotaris, influyendo en las posturas y en el tiempo en el que la pelota queda retenida en la herramienta, una de las claves de esta disciplina. Este cambio se impulsó sobre todo desde las empresas, pero fue una transformación invisible, silenciosa, planificada en la sombra por empresarios e intendentes. Lo dicho: esta evolución de la velocidad de la pelota ha “ensuciado” la cesta-punta, sin que nadie –ni jueces, ni federativos, ni empresarios– hayan querido poner coto al desaguisado.

 

• Los accidentes también han servido para eliminar alguna que otra innovación. Es el caso de la pala atómica, que estaba hecha de un material duro, madera de guayacán, y fue un salto cualitativo en su elaboración. La pelota salía a una velocidad endiablada y un accidente fortuito animó a los empresarios a desecharla.

 

Historias de la pelota, Noticias, Pala, Pala (Artículos)

El pelotari Enrique Abril Rey

2 Comments 27 octubre 2011

Copiamos íntegro el articulo publicado en el portal euskonews

http://www.euskonews.com/0463zbk/efem46303es.html

El pelotari Enrique Abril Rey nació el 3 de diciembre de 1908

Pelotari guipuzcoano especializado en pala, nació en Oiartzun el 3 de diciembre de 1908. Ha sido Campeón de España de pala los años 1943 y 1944 con Andonegui y en 1947 y 1950 con Artola, asimismo sub-campeón en tres ocasiones y varias veces Campeón de Gipuzkoa.

Ocupó cargos directivos en la federación Guipuzcoana de Pelota con anterioridad a 1936 y en 1938 fue nombrado primer Delegado provincial de Pelota Vasca. Ha ejercido de crítico deportivo en radio y televisión, estando presente en numerosos finales mano-manistas.

Autor del trabajo Dos siglos de Pelota Vasca. En defensa del juego de “Rebote”, San Sebastián, Caja de Ahorros Municipal, 1971.

Perteneciente al “Club Deportivo Loyolatarra”, en 1972 le fue concedida la Insignia de brillantes de la Sociedad y desde 1975 se celebra en su memoria el “Memorial Enrique Abril”. Falleció en 1976.

Entrega del trofeo a los ganadores Abril y Andonaegui en el campeonato de España de pelota aficionados, Bilbao 1944.

© 2011 Pilotarien Batzarra.